Algeciras CF - Real Balompédica Linense | El Clásico El Clásico del coronavirus

  • El Algeciras, líder invicto, recibe a la Balona, que acumula cinco partidos sin ganar

  • El duelo, aplazado una vez por el Covid, se jugará con 400 espectadores

El estadio Nuevo Mirador de Algeciras, con La Línea al fondo.

El estadio Nuevo Mirador de Algeciras, con La Línea al fondo. / ACF

El Algeciras Club de Fútbol y la Real Balompédica Linense cruzan sus caminos este domingo en el Nuevo Mirador (12:00, en directo por Footters). 2021 alza el telón futbolero en la comarca con el Clásico del Campo de Gibraltar, con el duelo de rivalidad por excelencia de una zona especialmente castigada por la pandemia del coronavirus con la llegada del nuevo año. El partido podrá contar con público, los 400 espectadores previstos, a pesar de que la Junta ha ordenado este sábado el cierre perimetral de los ocho municipios de la comarca. El virus fue precisamente el que impidió que la cita se disputase en su fecha original, el pasado 13 de diciembre, cuando la plantilla de los linenses detectó varios casos positivos.

El Clásico correspondiente a la octava jornada del grupo IV-A de la Segunda B abre el año con un Algeciras lanzado, líder invicto con 19 puntos de 21 posibles, frente a una Balona que acumula cinco partidos sin ganar, el más reciente el que significó la eliminación de la Copa del Rey en Haro. Los albinegros, con 9 puntos, ocupan la antepenúltima posición del subgrupo aunque están a uno solo del tercero, el Recre.

El Algeciras, en una racha histórica

El Algeciras CF empieza 2021 impulsado por una racha histórica que ha afianzado al equipo de Salva Ballesta como líder destacado del grupo IV-A de la Segunda B y como el conjunto con mejor coeficiente de puntos de toda la categoría (102 clubes).

Los albirrojos reciben al eterno rival y lo hacen con la vitola de invictos tras haber cosechado un empate (ante el Marbella en el debut liguero) y seis victorias consecutivas, la última, en casa ante el Cádiz B en el primero de los dos duelos aplazados por la incidencia del Covid-19. Esta racha triunfal supera la mejor del emblemático plantel de José Luis Montes (2002-03) e iguala a la de aquel Algeciras de Gabriel Navarro Baby -otro símbolo en La Línea- de la 1982-83. Ambas escuadras se coronaron con el ascenso a Segunda división.

El vestuario algecirista viene de haberse entrenado todos los días desde el pasado 27 de diciembre. El líder se ha desprendido durante las fiestas del delantero Álex Melgar, que estaba cedido por el Real Murcia y apenas tuvo minutos. El ariete probará con una nueva cesión, ahora en el Lorca Deportiva. La dirección deportiva que encabeza Daniel Alejo ha reforzado la plantilla con el lateral derechos sub-23 Ramón García, ex del Real Jaén, un futbolista que no estará disponible ya que no estaba dado de alta en la fecha original del partido. Los albirrojos andan tras un delantero centro que supla la ficha de Melgar y tras un defensa central.

En cuanto altas y bajas, el líder recupera a Melchor, ausente por lesión en las dos últimas citas, aunque su puesto ha estado muy bien cubierto por el joven Alcázar, que Salva emplea también como extremo. El técnico del Algeciras anunció las bajas seguras por lesión de Yago Pérez, Gonzalo Almenara y Dani Espejo. De los tres, la novedad es la de Espejo, un fijo en la defensa como lateral izquierdo. El gallego Yago y el exbalono Almenara prosiguen con sus recuperaciones en una temporada que apenas les está dando tregua.

Los locales, eso sí, ya tienen a pleno rendimiento a Raúl Hernández y Dani Sales, que reaparecieron ante el filial del Cádiz. El madrileño Raúl Hernández dejó muy buenas sensaciones y podría aspirar incluso al once, una alineación que va a presentar cambios con respecto a la última y que deja la puerta abierta a varios retoques: Guille Vallejo -el Zamora del grupo- estará entre los tres palos; en defensa, una línea de cuatro con Melchor o Alcázar por la derecha y Marc Llinares por la izquierda, y Fran Serrano y Robin como centrales; en el centro del campo el capitán Iván Turrillo y Armando llevarán las manijas, seguramente escoltados por delante por Juan Serrano, Álvaro Romero y Raúl Hernández; y arriba en punta de lanza podría repetir Edu Ubis.

La Balona apela al 'efecto ULB'

La Real Balompédica, por su parte, llega al Clásico del Covid afincada puestos de descenso, envuelta en la crisis de resultados que se deriva de cinco encuentros consecutivos (el último de ellos, en Copa), sin conocer el triunfo y después de encajar dos tantos en cada uno de sus tres últimos desplazamientos. Ah, y con la misión de limpiar su imagen mancillada en la sonrojante derrota en ese mismo escenario hace ahora poco más de un año.

Los seguidores albinegros se aferran al ejemplo proporcionado por su equipo de baloncesto, la ULB, que en febrero de 2018 y contra todo pronóstico, doblegó a domicilio a Udea, que había llegado a esas alturas del curso sin conocer la derrota. Aquello de que todo que sucede una vez es susceptible de ser repetido.

Los balonos volvieron a entrenarse el pasado martes después de sus minivacaciones de Navidad, la que siguió a su eliminación copera y a los diez interminables días de confinamiento al ser detectado un brote de Covid-19 en su caseta que terminó por afectar a nueve de sus integrantes y que fue el origen del aplazamiento de este partido con el que ahora se entrena 2021.

Los visitantes sólo tienen las bajas de Tato Díaz, que se desvinculó de la entidad durante el parón, y de Nacho Huertas, que llegó para reemplazarle, pero que no estaba inscrito en la fecha originalmente fijada para el duelo, lo que le impide participar en el mismo.

El resto de los integrantes de la plantilla está en condiciones de participar en el Clásico, incluido, aunque con limitaciones, Paco Candela. El centrocampista fue intervenido en noviembre de una rotura de menisco en la rodilla de la pierna derecha, pero ha acortado todos los plazos y esta semana ya se ha entrenado con sus compañeros sobre el césped.

Lo único confirmado es que, como corresponde a un encuentro de esta trascendencia, Antonio Calderón desplaza a todos los integrantes de su plantilla. Mucho más complicado, dadas las restricciones para acudir a presenciar las sesiones de trabajo, es determinar quiénes formarán parte del once inicial.

Con todo, de lo poquísimo que se ha podido ver se deduce que el preparador gaditano baraja un sistema con tres centrales y dos carrileros largos.

En caso de confirmarse esa teoría jugarían Nacho Miras en el marco, Mikel Fernández, Carrasco, Fabrizio Danese en el eje de la retaguardia con Bryan Barrios (ojo, o Peque) y Din Alomerovic en las bandas. El pivote lo formarán Aly Coulibaly y Chironi, a quienes reforzarían en la medular Antoñito y Koroma (o Luis Alcalde) como hombre más adelantado, junto a Pito Camacho, que ejercerá, como le corresponde, de referente ofensivo.

En el vestuario muchos especulan con la posibilidad de que el entrenador, que sabe que tiene que cortar la sangría de marcadores, cuenta desde comienzo con Paco Candela, lo alinee junto a Coulibaly para que Chironi juegue más cerca del área. Se antoja complicado pero las urgencias tienen estas cosas.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios