Levante

De la mar todavía se puede vivir, pero no da para una hipoteca; es un sueldo inestable con el que es difícil incluso pedir un préstamo.