¡Así nos va!

La economía no avanza, pese a la respiración asistida de una política monetaria intensiva. El enfermo está en la UCI, (espacio euro), sujetado por las economías más potentes.