Haro Deportivo - R. Balompédica | Copa del Rey (2-1) La Copa deja KO a la Balona

  • Los albinegros caen cruelmente eliminados en Haro con un tanto en el minuto 94'

  • Los linenses se adelantan de penalti, pero regalan la igualada al filo del descanso 

(2-1) El debutante Williams despeja de puños, rodeado de sus defensas (2-1) El debutante Williams despeja de puños, rodeado de sus defensas

(2-1) El debutante Williams despeja de puños, rodeado de sus defensas / Haro Deportivo

La Real Balompédica ha quedado eliminada este miércoles de la Copa del Rey tras perder (2-1) en el encuentro único de la primera ronda que le ha enfrentado al Haro Deportivo en suelo riojano. Los linenses -que vistieron camisola verdinegra y pantalón blanco- se adelantaron en el marcador con un penalti transformado por Pito Camacho, pero se dejaron remontar por los de casa, que igualaron al filo del descanso por culpa de un error individual y voltearon en el tiempo añadido en una falta directa. Los que entrena Antonio Calderón no supieron jugar los desenlaces de ambas mitades, estuvieron faltós de ambición para sentenciar cuando marchaban por delante y lo pagaron con una eliminación que supone un auténtico mazazo.

La Balona formó de salida con Williams en el marco, Sergio Rodríguez y Fabrizio Danese en los costados, con Carrasco y Mikel Fernández como pareja de centrales. Chironi y Coulibaly formaban el pivote de la medular, con Álex Peque y Din –que ejerció de centrocampista- en los flancos. Koroma oficiaba de mediapunta y Pito Camacho, de referente ofensivo.

Los visitantes salieron a esperar su momento. No les preocupó demasiado dejarle el balón al rival, que aunque llegaba cerca del área, apenas creaba peligro . Probó primero Calle con un tiro que se marchó muy arriba y luego Manjón con una internada por el carril zurdo, pero su centro no llegó a nadie. Tras un robo de Josua, Barcina puso un centro-chut que atrapó bien el liberiano Williams, que se mostró muy seguro y sereno en su debut oficial con su club.

Poco antes de la media hora se produjo la primera aproximación con cierto peligro de los visitantes, que a esas alturas apenas habían tenido un 33% de posesión. Un empujón a Pito Camacho lo entendió el árbitro (no le cabía otra) como penalti. Al almeriense no le tembló el pulso a pesar de haber marrado en su último intento, ante el Atlético Sanluqueño, y puso por delante a la Balompédica, engañando por completo al meta local.

El 0-1 no hizo sino acentuar el guión del partido. La Balona, lejos de irse por la sentencia, se contentaba con frenar a un rival que tampoco es que tenga demasiados argumentos. En uno de esos lanzamientos al área los de casa solicitaron con insistencia otra pena máxima por unas manos casi imposibles de ver en el caso de haber existido.

En el 43 y mientras Pito Camacho estaba siendo atendido fuera del campo, Din, que no estaba precisamente afortunado, renunció a dar un balonazo largo para que su compañero pudiese reintegrarse al juego, se empeñó en sacar el balón jugado y lo que hizo fue perderlo, entregarlo al rival en el borde del área y permitir que, tras una dejada, Mikel Bueno restableciese las tablas con un lanzamiento a la escuadra.

Tras el intermedio entró Antoñito en el lugar del amonestado Fabrizio y Din pasó a su demarcación más natural, en el lateral zurdo. Fruto de la reorganización la Balona tuvo un par de acercamientos con peligro, la más clara en pies de Álex Peque, al que se le fue alto. Hacia el 65’ saltó al campo Javi Forján y los albinegros ya jugaban con dos nueves.

Después de muchos minutos con precauciones por parte de uno y otro, en el tramo final fue el Haro Deportivo el que buscó la clasificación y el que acabó por encontrarla. Garrido, que ya había acariciado antes el tanto, transformó una falta directa en el 94.

Y justo ahí acabó la singladura de la Balona por esta Copa del Rey que tanto le costó alcanzar la temporada pasada y que tanto llevaban esperando sus seguidores. Esta eliminación no hace sino ahondar en la sensación de impotencia del equipo de La Línea, que ya enlaza tres desplazamientos consecutivos con derrota y cinco partidos sin conocer el triunfo. Situación realmente preocupante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios