Haro Deportivo - R. Balompédica | Copa del Rey El Haro llega crecido tras su primera victoria

  • Los riojanos ya superaron el curso pasado una eliminatoria copera

  • Ion Echaide jugó a las órdenes de Calderón con el Huesca en Segunda

  • El césped sintético y la presencia de público se alían con los locales

Jugadores y técnicos del Haro festejan su primer triunfo liguero, el pasado día 12 Jugadores y técnicos del Haro festejan su primer triunfo liguero, el pasado día 12

Jugadores y técnicos del Haro festejan su primer triunfo liguero, el pasado día 12 / Haro Deportivo

El Haro Deportivo que este miércoles (18:30) se enfrenta a la Real Balompédica Linense en el partido único de la primera ronda de la Copa del Rey es un clásico del fútbol riojano que, por primera vez en su casi centenaria historia, disfruta de dos campañas consecutivas en la Segunda división B. El conjunto albinegro (viste igual que la Balompédica) se vio forzado a una espectacular metamorfosis al final de la pasada andadura ya que sirvió de escaparate a muchos de sus jugadores y aunque le ha costado nada menos que ocho jornadas alcanzar su primer triunfo, llega después de conseguirlo y con la moral por las nubes. Las autoridades autonómicas permiten que accedan a las gradas hasta 2.150 espectadores.

El Haro, como sucede a muchos equipos del norte, tiene una cultura deportiva muy diferente a los inquilinos de los grupos del sur de la Segunda B. En su plantel hay muchos mileuristas –hay quien asegura incluso que los hay que no llegan a esa cantidad- y cuenta con jugadores como Mikel Bueno y Kevin Calle que son trabajadores de industrias que nada tienen que ver con el fútbol, mientras que Joseba García es propietario de una empresa de viñedos. Eso explica en buena medida que los entrenamientos sean siempre en horario de tarde.

En la plantilla hay dos futbolistas con experiencia en categorías superiores. El de más galones es Ion Echaide, que se paseó por Primera y Segunda con Osasuna, Hércules y Huesca, en el que jugó a las órdenes del actual entrenador de la Balona, Antonio Calderón. Jon Iru disfrutó de una campaña en la categoría de plata con el Bilbao Athletic.

El rival balono cuenta ya con experiencia copera y además, muy positiva. La pasada temporada eliminó a domicilio al Llagostera (0-1) y cayó en la siguiente ronda en su estadio a manos de Osasuna (1-2), si bien los navarros tuvieron que ganar la eliminatoria en el último minuto.

En la presente liga el conjunto riojano tuvo un comienzo complicado. Ni el césped sintético de última generación de El Mazo (donde la pasada semana se jugó el Rioja Rácing-Éibar de esta primera ronda de la Copa) le servía de aliado y una alarmante falta de gol le condujo a ser colista compartido en el grupo II-B de la Segunda B. Una victoria aplastante, la primera del curso, 4-0 ante el otro farolillo rojo, el Izarra, ha roto su dinámica y le proporciona una gran dosis de autoestima.

El Haro afronta el encuentro de este miércoles con una sola baja, la de larga duración del jovencísimo mediocentro Martín Ríos. El técnico Aitor Calle, muy dado a cambiar sus alineaciones, no ha relevado su realizará rotaciones entre la Liga y la Copa. Como es habitual en sus partidos en casa, ha convocado a toda la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios