Al microscopio

Un colegio en Gales

El alumnado debe ser un agente activo, no solo un receptor de información

No sé a ustedes, pero a mí, me han aburrido enormemente los ríos de tinta que han hecho correr algún que otro medio de comunicación durante estas últimas semanas, hablando del colegio elegido para la Infanta Leonor. En primer lugar, no creo que para la mayoría sea un tema de interés y menos con la que está cayendo, cientos de padres llevan a sus hijos a estudiar a Reino Unido, en segundo lugar, el tipo de Colegio elegido parece haber sido también causa de asombro por no ser, "el típico colegio inglés".

Los Colegios del Mundo Unidos (UWC), empresa a la que pertenece el colegio de la Infanta, el Atlantic College de Gales, poseen 18 colegios en cuatro continentes. La mayor parte de sus centros educativos se centran exclusivamente en la franja de edad entre los 16 y los 19 años y su programa académico formal lo constituye el Bachillerato Internacional, siendo además colegios laicos donde no se usa uniforme.

Pero lo que más me interesa de toda esta historia, es reflexionar sobre ese sistema de enseñanza. Durante esos dos años que coinciden con los de nuestro bachillerato, los estudiantes siguen un sistema de evaluación similar al que utilizamos en España en la EBAU, lo que todos conocemos como "prueba de Selectividad". Es decir, los exámenes a los que se enfrentarán durante ese tiempo no los corregirán, ni siquiera los prepararán, aquellos profesores que les imparten las clases que reciben en el centro educativo. La entidad selecciona docentes de distintos países y distintas disciplinas que elaboran exámenes y definen las evaluaciones de cada una de las asignaturas, de ahí lo de "Bachillerato Internacional "exportado hoy, a muchos países.

Leyendo estos días las declaraciones de un profesor de Filosofía que trabajó durante varios años para ese colegio de Gales, una de las cosas que más destaca de esa experiencia, es lo que aprendió como docente al ser entrenado para concebir buenas preguntas, y buenas instrucciones para los correctores. Este hecho va unido a que el sistema de enseñanza de estos colegios, supone a diario un reto para los estudiantes que deben opinar y debatir sobre el tema expuesto por el profesor, indagar sobre el mismo de forma autónoma, o buscar soluciones a un problema concreto. Todo esto me hace reflexionar sobre el que sigue siendo mayoritariamente nuestro sistema de enseñanza. Es totalmente necesario acabar con un sistema en el que el alumno se limita a repetir en un examen lo que el profesor le ha transmitido en el aula. El alumnado debe ser un agente activo, no solo un receptor de información. Si no es la indagación la que lleve a nuestros alumnos al conocimiento, iremos mal, muy mal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios