Algeciras CF

Más sombras que luces en los fichajes del Algeciras

  • Los albirrojos se lanzaron en invierno a por la liguilla con ocho refuerzos que en su mayoría no han cuajado

  • Borja Vicent, el primero en llegar y el que más agrada. Los delanteros Karim y Eric, dos decepciones

Los delanteros Eric y Karim, durante un entrenamiento en el Nuevo Mirador. Los delanteros Eric y Karim, durante un entrenamiento en el Nuevo Mirador.

Los delanteros Eric y Karim, durante un entrenamiento en el Nuevo Mirador. / Erasmo Fenoy

A un mes de recoger las notas finales, el Algeciras CF se hace a la idea de que va a repetir curso, otra vez en Tercera división. A falta de cuatro jornadas para el final en el grupo X, el parón de la Semana Santa aumenta el desasosiego de una afición decepcionada y resignada porque se ve y se sabe fuera de la fase de ascenso. ¿Qué le ha pasado a un equipo que tiró la casa por la ventana en invierno para reforzarse? Hasta ocho fichajes llegaron al Nuevo Mirador, pero la pregunta es clara: ¿Cuántos han acabado aportando o mejorando lo que había?

Desde la llegada inesperada y casi urgente de Borja Vicent a finales de octubre hasta la incorporación de Pablo Ganet en los últimos días de enero, el Algeciras experimentó una transformación en su fachada al mismo tiempo que zarandeó el banquillo con la destitución de Javier Viso, la transición breve de Mané y Berlanga y el aterrizaje de Emilio Fajardo. En estos seis meses, casi de todo ha acontecido en un club que no ha conseguido la regularidad necesaria para remontar hasta las cuatro primeras posiciones. Y ya se antoja un milagro porque el Algeciras precisaría limar cinco puntos de diferencia con solo doce por jugarse.

Cada aficionado tiene su criterio y sus valoraciones, pero se puede decir que existe cierto consenso a la hora de aceptar que, al menos, la mitad de esos ocho fichajes han salido rana ya que apenas entran en los planes del entrenador a la hora de la verdad. Tanto es así que un canterano del filial como Tote se ha hecho sitio en el once y ha puesto en evidencia a más de uno.

Se puede decir con bastante unanimidad que Borja Vicent ha calado entre el algecirismo como el refuerzo más útil de los que llegaron con la campaña en marcha. El de la Comunidad Valenciana lleva 16 partidos como albirrojo (15 como titular) y ha marcado dos goles a pesar de ser un defensa, un stopper a la antigua usanza. Borja tuvo el gran inconveniente de que tuvo que esperar un mes para debutar por asuntos burocráticos con su ficha. Un hándicap que sufrió Viso ya que el técnico algecireño solo pudo echar mano del jugador en Los Barrios. Vicent vino como respuesta a la marcha de Rafa Melo y con su carácter batallador se ha convertido en un fijo en el once. Tirando a notable alto.

El mismo día que el Algeciras anunció a Vicent comunicó también el alta de Dani Gallardo. El linense, que volvía tras su etapa en el Ceuta, llevaba unas semanas ya con el grupo y finalmente ambas partes daban el esperado paso. Gallardo (8 partidos, 6 como titular) apenas ha tenido sitio y continuidad en una banda dominada por José Carlos. De testimonial pasó a gozar de algunas titularidades en esa defensa de tres centrales con la que comenzó Fajardo. Sin la chispa de la otra vez, Dani está lejos de aquel Dani Gallardo que jugó con David Guti. Suspenso.

Karim Abubakar llegó tras muchas plegarias como ese delantero que el Algeciras necesitaba como el comer, más aún tras la lesión del pichichi Antonio Sánchez. El guineano debutó de cine, con un doblete en la primera tarde de Fajardo, pero se ha desinflado como un globo hasta parecer un ariete mediocre. En 14 partidos (8 como titular) Karim ha sumado cuatro goles pero se ha dejado por el camino otros pocos. El ex del Don Benito apuntó maneras de rematador, pero parece que sin los focos ni el protagonismo absoluto baja muchos enteros. No ha encajado su rol desde el banquillo ni se ha prestado a convertirse en un revulsivo. Su desembolso y su rendimiento se traducen en un suspenso.

El algecireño Álvaro Benítez retornó a casa tras varios meses de problemas económicos en el Arcos. Casi todo el mundo vio con buenos ojos su regreso. Un futbolista hecho, conocedor del hogar y cumplidor. El central ha ido de más o menos en los 11 partidos que ha disputado (todos como titular). Se metió pronto en el once y tuvo su punto álgido con aquel gol in extremis en Las Cabezas, un balón de oxígeno para Fajardo. Sin embargo, se vio marcado por un error en Coria y se lesionó, quedándose fuera en las tres últimas jornadas. Su fichaje se puede aceptar como aprobado.

Diego Gámiz recaló como una apuesta para la segunda línea, ese '8' que la dirección deportiva buscaba para dar más frescura, otra marcha. El lojeño fichó desde Gibraltar aunque con bagaje suficiente en la categoría, pero ha sido una de las grandes decepciones. Cinco partidos (una sola titularidad) puede que no hagan justicia a Gámiz, que fue uno de los damnificados por la derrota ante el Ciudad de Lucena. Quizás no jugó en su sitio o quizás no disfrutó de los minutos suficientes. Suspenso total.

Manuel Cerpa se convirtió en algecirista por deseo expreso de Emilio Fajardo. El joven centrocampista onubense se vino libre del filial del Recreativo y fue el último en estrenarse de los ocho refuerzos a pesar de que él fue el sexto. Cinco encuentros (4 como titular) alumbran el expediente de un jugador de corte defensivo que tuvo por fin su momento tras la crisis de Coria. Dos partidos de inicio y dos victorias, pero su expulsión en Sevilla le privó estar ante el Conil. Se le puede dar un aprobado condicional porque apenas se la ha podido testar de verdad.

El camarunés Eric Samé sorprendió a todos como la guinda del ataque, la tercera punta de un tridente llamativo para echar el resto con Antonio Sánchez y Karim. Dejó buenos detalles en sus primeras apariciones, pero el ex del Motril no ha convencido en sus 8 partidos (5 como titular) en los que solo marcó un tanto. El club hizo un esfuerzo grande para traer a Eric pero el africano no ha agarrado el puesto y fue otro de los que se cayó después del desastre en Coria... Dicen que por unas molestias. Tiene complicado librarse del suspenso.

La traca final del Algeciras CF se llamó Pablo Ganet. El Nuevo Mirador volvió a abrir sus puertas al internacional por Guinea Ecuatorial, que quería regresar, salir del San Roque de Lepe y competir por jugar el playoff, algo que tenía y tiene enquistado con estos colores. 11 partidos (10 como titular) y dos goles han bastado para corroborar que el centrocampista ofensivo sigue siendo un jugador que marca las diferencias en la categoría. Sin embargo, parte de la afición, esa misma grada que se dividió tras conocer su vuelta, entiende que el mejor Ganet no ha aparecido en los momentos culminantes, como el pasado domingo ante el Conil, uno de sus días más grises. Bien, con sus claros y sus oscuros, se puede catalogar como un fichaje válido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios