Al microscopio

Ucrania: enseñando Ciencia en un país en guerra

Los modelos de educación a distancia desarrollados durante la pandemia ayudan ahora a Olya

Hace un par de semanas ,como ya sabrán por este mismo periódico, dos profesores de Algeciras se hicieron en su categoría con el premio Science for the younges, en el Festival Science on Stage, celebrado en Praga. Juan Prieto y Pilar Orozco, doctores en Matemáticas y Química, respectivamente, han llenado de orgullo a la Asociación amigos de la Ciencia de Algeciras, de la que ambos son miembros. Su trabajo desde 2014 en Astrobiología, una ciencia diversa y multidisciplinar, les ofrece la posibilidad de conectar con el currículum de sus alumnos del Colegio Huerta de la Cruz, realizando un trabajo por proyectos, que mejora, además, competencias claves, tanto lingüísticas como artísticas o digitales. En Praga conocieron a profesoras ucranianas. Este articulo cuenta la experiencia de una de ellas.

Olya Doskochynska imparte informática y asignaturas STEM en el Lyceum Ivan Pulju de la ciudad de Leópolis, donde es, además, subdirectora. Desarrolla una interesante labor como divulgadora, siendo coorganizadora de la organización educativa Gremio de Maestros y organizadora del Club Científico de Jóvenes Inventores en su centro educativo. Junto con estudiantes de primaria, realizan experimentos semanales y crean proyectos científicos. Se ha encargado también de crear el Future Classroom Lab de Ucrania, que forma parte de la red de European Future ClassroomLab en Bruselas. En Science on Stage presentó Nuestro viaje a Marte,proyecto multidisciplinar realizado con sus alumnos de 9 y 10 años, en el que los niños investigaron sobre el planeta rojo y fabricaron y lanzaron sus propios cohetes, implicando también a todos los estudiantes de la escuela.

Me cuenta Olya que, en la actualidad, parte de la población de su ciudad, para salvar sus vidas y las vidas de sus familias, han abandonado temporalmente su lugar de residencia. Los bombardeos rusos son constantes sobre las ciudades, matando a mujeres y niños inocentes. Más de 150 niños han muerto ya en esta guerra. Los modelos de educación a distancia desarrollados durante la pandemia la ayudan ahora a seguir con sus clases, salvo cuando escuchan el sonido de una sirena antiaérea; entonces, la clase se detiene inmediatamente y todos corren al refugio más próximo. Según su opinión, durante la guerra, los profesores ucranianos deberían discutir con los estudiantes el uso seguro de dispositivos y cuentas en las redes sociales, el reconocimiento de falsificaciones, la evaluación crítica de la información y la manipulación de esta.

Al final de nuestra conversación solo hay un deseo, la vuelta de los estudiantes a sus centros de enseñanza y el final de esta terrible guerra que está masacrando a una nación libre y soberana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios