La partitura

Campo de Gibraltar. ¡Yo también existo!

En esta bendita tierra, de pueblos con historia y gente luchadora. Donde reside el abuelo milenario de los bosques, con calzado de corcho y barbas de helechos. Lugar donde sus gentes doman el viento desbocado, para convertirlo en su fiel aliado. Lugar de marineros y de grandes batallas. Tierra de culturas que conviven desde siempre y enseña al que es de fuera que se equivocan, que aquí no existen fronteras. Riqueza y grandeza, elegancia y gallardía, son sus gentes, galardones de la belleza en demasía. Pueblo fuerte y emprendedor, que con quien lucharon antaño vías crearon para viajar juntos, a un futuro prometedor. Cuna de grandes artistas y de grandes compositores. Tierra de jóvenes científicos y emprendedores, que desde aquí inventan la manera de comunicar al mundo desde las estrellas.

Pero es que el Campo de Gibraltar no es un pueblo: es una gran ciudad, donde todos y cada uno de los que la componen no pueden vivir sin el otro. Tierra donde las historias de las fronteras unieron pueblos, Jimena y Castellar. Yo quiero hacerte crecer y ver cómo sus gentes prosperan y son felices. ¿Pero quién es? ¿Qué es lo que no nos permite crecer como pueblo unido? ¡Basta ya de tanta mediocridad! Estamos cansados de que nos mientan y nos prometan cosas que luego no cumplen. Pasan los años y ves que solo eran palabras vacías tras los intereses de unas siglas; en eso se queda. Unos y otros diciendo, prometiendo, pero aquí siempre maltratados. Proyectos que no salen porque no nos dejáis; años llevan ahogándonos con un cinturón en las piernas, donde el camino se estrecha allá por Vejer de la Frontera. ¿Es que no somos gaditanos? ¡Hijos del Campo de Gibraltar! Unámonos, ya es hora. Esta batalla no la podemos perder. Con la determinación del pueblo de La Línea, con la sabiduría de los sanroqueños, con la frescura e ilusión del nuevo pueblo de San Martín, con la fuerza de Jimena y la constancia de Castellar, marcaremos una ruta para poder cambiar. Llamaremos al viento luchador, que de Tarifa nos empuje con su visión de futuro. A Los Barrios, para que nos enseñe, mostrando al mundo que se puede crecer respetando la naturaleza. Y aquí te espero, en el Puerto de Algeciras, a que vengas en tu vaporcito, Gibraltar, porque tú también eres hermana mía.Volveremos a proyectar vías, Madrid, Sevilla, y que nos unan con nuestros hermanos de la otra bahía. O trazar lo que falta de nuestra autovía. Crearemos nuestras propias siglas para traer aquí lo que nos negaron y todo lo que nos merecíamos. Hasta catedral tendremos, y universidad, lo lograremos con el sello de nuestra tierra. Y no pararemos hasta que lo consigamos, porque el Campo de Gibraltar ya se ha cansado y ha despertado, gritando ¡yo también existo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios