Coronavirus | Covid-19 La mayoría de padres de La Línea desoye a la Junta y las faltas a clase siguen por encima del 92%

  • La concejalía de Educación contabiliza un grado de asistencia de apenas el 7% en el arranque de la tercera semana del segundo trimestre

Bancas sin ocupar en el IES Tolosa de La Línea, este lunes. Bancas sin ocupar en el IES Tolosa de La Línea, este lunes.

Bancas sin ocupar en el IES Tolosa de La Línea, este lunes. / Erasmo Fenoy

Tercer lunes con multitud de bancas vacías en los colegios e institutos de La Línea. La mayoría de los padres de la ciudad han vuelto a dejar a sus hijos en casa desoyendo así la petición de la Junta de Andalucía de recobrar las clases presenciales en los centros educativos cuanto antes. 

El miedo a la propagación de la enfermedad se mantiene entre buena parte de la comunidad educativa linense tres semanas después del inicio formal del segundo trimestre. Este lunes, 25 de enero, el nivel de faltas sigue por encima del 90%, según los cálculos de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de La Línea. 

El departamento municipal, con los datos de 15 centros sobre el total de 26 que hay en la ciudad, ha cifrado el nivel de asistencia en el arranque de esta semana en apenas un 6 o 7%. O lo que es lo mismo, las ausencias continúan siendo la tónica generalizada alcanzando el 92%, aproximadamente.  

"La incidencia en cuanto al nivel de faltas a clase prácticamente se mantiene sin cambios. Este lunes ha aumentado un poco la asistencia, pero muy poco. El número de estudiantes en algunos centros ha subido ligeramente, mientras que en otros se mantiene tan bajo como la semana anterior", ha subrayado Sebastián Hidalgo, concejal linense de Educación. 

En La Línea, la tasa de incidencia se situaba el viernes 22 de enero en 2.460,9 casos por cada 100.000 habitantes, la segunda más alta de todo el Campo de Gibraltar, lo que mantiene en casa a millares de estudiantes por miedo al contagio cuando ya han pasado once jornadas lectivas tras las Navidades. La población escolar en la ciudad (entre colegios e institutos) supera las 12.500 personas.

La inspección educativa reclamó la semana pasada poner fin a esta situación. La Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Educación, instó a que las clases se desarrollaran de forma presencial “sin ser flexibles ni en la modalidad online” a partir de este lunes por considerar que el miedo al contagio no justificaba la incomparecencia. La inmensa mayoría de familias ha hecho oídos sordos a la demanda de la administración educativa. 

A la espera de que se pueda producir un cambio en las directrices, la inspección educativa recuerda que tanto la actividad docente como los exámenes deben ser presenciales y que “esta modalidad se debe cumplir mientras no haya una nueva instrucción” ya que en opinión de las autoridades sanitarias y educativas los centros “son lugares seguros con los protocolos establecidos para evitar contagios”. La Junta avisaba entonces que comenzaría a computar las faltas como absentismo

Los padres de la ciudad se han organizado para, además de no llevar a sus hijos a clase de forma mayoritaria, justificar sistemáticamente todas las faltas. La Flampa está dispuesta a aguantar con esta pauta para forzar a la Junta a revisar su decisión, mientras que para que las faltas (justificadas o no) deriven en absentismo existe un protocolo sujeto a una evaluación y una serie de trámites que no son inmediatos. 

Un docente imparte una clase de Física a través de vídeollamada, este lunes. Un docente imparte una clase de Física a través de vídeollamada, este lunes.

Un docente imparte una clase de Física a través de vídeollamada, este lunes. / E. Fenoy

El consejo escolar, reunido nuevamente el pasado viernes, analizó la situación aunque no ha reiterado formalmente la petición de suspensión de la actividad presencial. "No tiene mucho sentido reclamar otra vez lo que ya se ha pedido y no nos han contestado", ha reconocido Sebastián Hidalgo. 

El alcalde linense, Juan Franco, manifestaba tras esa reunión que la situación era y sigue siendo "extremadamente grave". "No tenemos garantías de que no puedan existir contagios de los alumnos si acceden a las aulas", sostuvo, a la par que evidenció que no resultaría fácil declarar la decisión de los padres como absentismo: "Me gustaría recordar que el Ayuntamiento cuenta con dos personas trabajando en este asunto y deberían tramitarse del orden de unos 11.800 expedientes”, dijo entonces Franco. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios