Coronavirus | Vuelta a los colegios Los padres de La Línea se organizan para evitar las clases durante dos semanas y justificar todas las faltas

  • La Flampa apunta que las familias van a justificar sistemáticamente todas las faltas de asistencia hasta que la Junta cambie de postura y ofrezca clases telemáticas

  • "Hay 13.000 alumnos en la ciudad expuestos a un alto riesgo de contagio y propagación", subraya Carolina López, representante de los padres linenses

Dos niños entran al colegio San Felipe de La Línea, este lunes. Dos niños entran al colegio San Felipe de La Línea, este lunes.

Dos niños entran al colegio San Felipe de La Línea, este lunes. / Erasmo Fenoy

Los padres de los estudiantes de La Línea se han organizado para hacer presión frente a la Junta de Andalucía con el objetivo de que se implanten las clases telemáticas, al menos durante las próximas dos semanas, como alternativa a la extrema situación sanitaria por el descontrolado avance del coronavirus en la ciudad. Las familias están dispuestas a dejar a sus hijos en casa y a justificar todas las faltas de asistencia

La Federación linense de padres de alumnos (Flampa) ha valorado este lunes como "esperada" la mínima asistencia a las aulas en el primer día tras las vacaciones de Navidad y aspiran a que las familias se mantengan firmes a lo largo de los próximos días para forzar a la administración educativa a tomar una decisión.

"Pedimos lo obvio, un retraso de al menos dos semanas en la vuelta de los alumnos a las clases presenciales. La salud debe prevalecer", ha subrayado Carolina López, presidenta de la Flampa, en declaraciones a Europa Sur. Mientras tanto, los padres han consensuado a través de grupos de mensajería justificar sistemáticamente todas las faltas a través de la plataforma iPasen, el sistema informático equivalente a la entrega de la tradicional octavilla a los profesores. 

"Las clases no están preparadas para volver con seguridad. No hay calefacción y las ventanas deben permanecer abiertas mientras que los escolares están sentados seis horas pasando frío. Si no es el coronavirus, cogerán la gripe. Hay 13.000 alumnos en la ciudad a los que se les pide ir a clase para exponerse a un alto riesgo de contagio y propagación de la enfermedad", apunta López. 

La Flampa reclama que se retomen las clases telemáticas que se utilizaron en toda España durante el confinamiento de los meses de marzo, abril y mayo. "Aquella experiencia se implantó en apenas unos días y funcionó. Los padres somos favorables a las clases presenciales, pero siempre y cuando haya seguridad. Hasta que la tasa de contagios baje, no vemos factible que estén en las aulas. La prueba de la gravedad de la situación se encuentra en que la ciudad está en el nivel de alerta 4 grado 2, con la hostelería y el comercio cerrado. Y, sin embargo, los colegios abiertos", compara la presidenta de la Flampa. 

Para la Flampa, los colegios e institutos deben unirse al cese de actividades en la ciudad también hasta el 25 de enero, sin menoscabo de que se revise la situación en función de la evolución de los datos. 

La federación ha registrado sendos escritos a las consejerías de Salud y Educación para trasladar formalmente su malestar por la situación a la espera de reforzar su postura con el apoyo de todo el Consejo Escolar Municipal, que tiene previsto reunirse el martes por la tarde para analizar el arranque del trimestre tras haberse reunido el sábado y solicitado a la Junta la suspensión de las clases presenciales, sin éxito de momento. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios