Real Balompédica Linense Balona: más luces que sombras en pretemporada

  • Las lesiones, que se reflejan en la falta de gol, en el debe

  • La enfermedad del canterano Jesús Méndez, lo más negativo

  • Entre los jóvenes Mai, Fosela y Nacho llaman a la puerta de Jordi Roger

Formación inicial de la Balona ante el Cádiz, en el Ciudad de La Línea Formación inicial de la Balona ante el Cádiz, en el Ciudad de La Línea

Formación inicial de la Balona ante el Cádiz, en el Ciudad de La Línea / Erasmo Fenoy

Comentarios 0

Las lesiones y la falta de gol –hechos presumiblementes muy vinculados debido al nombre de los ausentes– ensombrecen la pretemporada de la Real Balompédica Linense, que formalmente acaba este lunes con el primer entrenamiento preparatorio para el debut liguero del próximo sábado (21:00) en Villarrobledo.

El buen rendimiento de algunos de los numerosos fichajes y el nivel del grupo como colectivo han acallado, en espera de que la competición dicte su sentencia –que a fin de cuentas en la importante– las dudas sobre el plan renove llevado a cabo por los albinegros, que solo cuentan con tres futbolistas de la temporada pasada: Javi Montoya, Carrasco y Sergio Rodríguez.

La limpia que llevo a cabo la Balona dio lugar a mucha incertidumbre entre sus aficionados, algunos de los cuales expresaron su impaciencia cuando avanzaba el mes de julio y los nombres de los nuevos integrantes del plantel que comanda Jordi Roger no se daban a conocer.

A una semana de que la Balompédica debute, algunos de esos nombres que desembarcaron en la remozada caseta local del Municipal han tranquilizado a la parroquia, que sin embargo sigue mostrándose reacia a pasar por el club para adquirir los abonos. La cifra al fin de semana apenas ronda los 550.

La portería ya estaba bien cubierta con Javi Montoya –un referente para la grada– pero el recién llegado Nacho Mirás también presenta maneras de excelente cancerbero. Lo demostró especialmente en el duelo con el Baniyas en Marbella.

Álvaro Vega, Tomás, Manu Molina, Luis Alcalde y Bandaogo, los fichajes más lucidos

El central Álvaro Vega es uno de los fichajes que no ha tardado en dejar impronta de bien pelotero. Parece llamado a ocupar el eje de la zaga con Carrasco, una de las pocas caras conocidas.

Tampoco desentona el italiano Fabrizio Danese, la alternativa en la retaguardia. Un futbolista contundente y con buen control del juego aéreo. Con todo, de los que llegaron para defender el más descollante ha sido el algecireño Tomás Sánchez.

En el centro Manu Molina –exceptuando sus reiteradas salidas de tono– ha dejado claro que lleva dentro un futbolista capaz de controlar el juego a su antojo. Y si él merece elogios, su compañero en el doble pivote, Abdoul Bandaogo, le complementa con trabajo de manera perfecta. Por si fuera poco Haritz Albisua parece estar a la altura de este último, aunque se ha visto afectado por su tardía incorporación.

Por el contrario las bandas no están brillando. Bakr Abdellaoui ha pasado totalmente desapercibido y a Tito Malagón hubo que esperar al pasado miércoles en Estepona para verle los primeros destellos. Moussa da la sensación de ser bastante mejor jugador de lo que sus molestias de pubis le están permitiendo demostrar.

Todo lo contrario que sucede con el mediapunta Luis Alcalde, que en cada partido deja muestras de su calidad. Varias asistencias han llevado su firma.

Arriba, en espera de que regresen Pito Camacho y Javi Forján y con Dopi acusando su tardía incorporación ha sido el canterano Mai el que, con sus tres goles, ha descollado. Entre los más jóvenes también ha dado un paso adelante Fosela, que tiene pinta de poder aportar mucho si algunos no espabila a tiempo. Sin olvidar a Nacho Holgado, que tiene artes de buen jugador.

Al margen de resultados y de valoraciones deportivas, la peor noticia de la pretemporada ha sido, de largo, la pericardistis que obliga al canterano Jesús Méndez a mantenerse entre cuatro y seis semanas en reposo absoluto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios