Real Balompédica Linense Loren o la ilusión en los tiempos del Covid

  • El extremo linense, feliz por su regreso a la Balona.

  • “Cuando me dijeron que andaban tras de mí, no me lo creía”, confiesa

  • Tete Morente y Stoichkov le felicitan por su fichaje

  • “Tengo desparpajo y soy eléctrico, supongo que por eso me ficharon”

Loren, sobre el césped del Municipal de La Línea

Loren, sobre el césped del Municipal de La Línea / Andrés Carrasco

Pedro Lorenzo Fernández [Loren] se siente un tipo enormemente afortunado. Y no es fácil encontrar a gente feliz en los tiempos del coronavirus. El fichaje por la Balona –quizás sería más correcto escribir su regreso a la Real Balompédica- le ha permitido hacer realidad uno de sus mayores sueños. Extrovertido, simpático y muy ilusionado. El extremo diestro ya se siente capacitado para “ayudar al equipo” este domingo (15:30, en directo por Footters) ante el Cádiz B en el Municipal. “Si son dos minutos, como si son noventa”, recalca. A Loren se le acaban los elogios para el director deportivo de su equipo de procedencia, el St. Joseph’s de Gibraltar, el exbalono Juanjo Bezares [“me ha hecho recuperar la ilusión por el fútbol”] aunque tampoco olvida a su técnico, otro exalbinegro ilustre, Raúl Procopio.

Loren es, a sus 22 años, un incipiente trotamundos. Con 18 años y después de una pretemporada a las órdenes de Julio Cobos, se vio obligado a abandonar La Línea para iniciar una carrera que le ha llevado al San Roque, Espeleño, Arroyo, Fuente de Cantos, Unión Deportiva Los Barrios y St. Joseph’s, con el que el pasado verano disputó una eliminatoria de la Europa League.

Siempre he sido aficionado de la Balona, pero cuando me tocó marcharme pensé que ya no volvería a vestir esa camiseta”, confiesa el jugador, en el único momento de la conversación en el que su entusiasmado timbre de voz se apaga. “Es más, cuando el otro día me dijeron que la Balona andaba detrás de mí no terminaba de creérmelo, no quería hacerme ilusiones… después fue todo muy rápido, un entrenamiento y el míster dio el visto bueno”.

Nada más hacerse efectiva su contratación, empezó a recibir felicitaciones. No solo del conjunto de la Roca, al que repite una y otra vez que le desea la mejor de las suertes, sino también de futbolistas de la talla del linense Tete Morente (Elche) que “casi” es de su familia o el sanroqueño Juan Diego Molina Stoichkov (Sabadell), con el que llegó a coincidir en la caseta del Municipal. “Me ha dicho que estoy preparado”, subraya, casi como el que ha recibido una bendición papal.

Loren invita a los más jóvenes a valorar "lo que supone tener un equipo de Segunda B en La Línea”  y agradece especialmente el trato que le ha tributado la caseta de la primera plantilla desde que el pasado miércoles aterrizó en la misma. “No hay ni uno que no se haya acercado para saludarme y decirme que están para ayudarme. La verdad es que se ve que hay un buen vestuario”.

Entre todos sus nuevos compañeros, con el que ha cruzado más palabras es, lógicamente, con Nacho Holgado, el otro linense del plantel. “Nos conocemos desde los cinco años, cuando jugábamos en el Calderón”, recuerda en referencia al conjunto en el que dio sus primeros pasos, antes de pasar casi una década por el Atlético Zabal y más tarde por la cantera propia Balona.

El banda anda ahora liado con la elección del dorsal. Le han endosado el 14, que no es que le haga mucha gracia “pero es que todos los que me gustan están cogidos”. Loren se muestra esquivo a definirse. “Aju, ¿yo cómo voy a decir eso? Claro, yo pienso que tengo mucho desparpajo y que soy muy eléctrico y que puedo aportar alguna cosita que igual no tenía la plantilla como llegar a la línea de fondo a pierna natural y centro, por eso imagino que me han fichado, pero mejor que lo digan ellos”.  El club ya tomó la palabra al contratarle, la siguiente en hacerlo será la afición, que sabe que Loren es uno de los suyos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios