Premios 28 de Febrero

José Luis Lara Heredia

Pepe de Lucía, una Medalla de Andalucía que hace justicia a su carrera profesional

El flamenco actual no se entendería sin una figura como él, que supo evolucionar y transmitir su visión, respetada y valorada

Pepe de Lucía, durante una actuación. Pepe de Lucía, durante una actuación.

Pepe de Lucía, durante una actuación. / Erasmo Fenoy

La Medalla de Andalucía a Pepe de Lucía hace justicia a una carrera profesional de 60 años plagada de éxitos dentro del flamenco y de la música en general.

El flamenco actual no se entendería sin una figura como él, ya que aunque en sus comienzos fue un cantaor muy ortodoxo y gran conocedor de todos los tipos de cantes, se convirtió en uno de los artistas que más ha aportado a este maravilloso arte. Supo evolucionar y transmitir su visión, que al venir de él, todos los entendidos respetaron y valoraron.

Pero, además, es el hijo de una de las personas más importantes que ha habido en el flamenco, al que desde aquí reivindico un homenaje como se merece, y es hermano del genio de la música española, hermano de uno de los guitarristas para acompañar más importantes de su momento, es padre de dos grandísimos artistas, José y Malú, y es tío de dos magníficos guitarristas: José María y Antonio. Sin olvidar la influencia de su madre, Luzia la portuguesa, mujer siempre con una sonrisa en la cara y a quien siempre la recuerdo contando cosas de gracia.

Como compositor, su trayectoria siempre ha sido muy notable, con más 300 canciones compuestas y cantadas por grandes artistas como Azúcar Moreno, María Jiménez, Remedios Amaya, Camarón, Alejandro Sanz, etc. En su faceta de productor musical, demostró su visión al ser el primero en grabar a artistas noveles como eran El Potito, El Torta, La Macanita, Capullo de Jerez, Fernando Terremoto Hijo, Duquende, Tijeritas, etc.

Como anécdota, en 1992 me invitó a cenar en su casa del Plantío en Madrid junto a su hermano Paco. Ahí demostró su visión sobre nuevos valores. Una vez que habíamos cenado, les sugerí ir al Tablao Zambra de la calle Velázquez, donde yo había estado la noche antes viendo a un bailaor que me encantó. Después de la actuación me dijo Pepe que ese artista sería uno de los grandes: era Joaquín Cortés.

Por si faltan más motivos para esta Medalla, no olvidemos que es de los pocos artistas españoles que tiene un Premio Grammy Latino. Con muy poca edad se marchó a Estados Unidos y fue el culpable de llevarse a su hermano Paco a un país donde el flamenco era poco conocido y ellos, los Lucía, han contribuido al éxito de nuestro arte en tierras donde nunca podríamos haber imaginado tantos éxitos durante muchos años con giras muy largas. Abrieron muchos caminos.

Es un artista que ha representado a su tierra andaluza durante toda su vida y no es muy difícil verlo por la calle Convento de su Algeciras natal o dando un paseo por El Rinconcillo, donde tiene su vivienda de toda la vida y que suele ser su refugio para componer, descansar de giras y pasar el verano.

Así que enhorabuena a Pepe de Lucía, su familia, sus amigos, sus paisanos y todos los amantes del flamenco y la música en general.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios