EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Olvidos al llegar al poder

Todos han defendido desde la oposición la independencia del poder judicial… Para olvidarlo cuando llegan al poder

Parece que con la conversión de una ex ministra del Gobierno de Sánchez en Fiscal General se ha echado otra paletada sobre la tumba de Montesquieu. Todos los partidos que han ocupado el Gobierno han intentado controlar la Justicia en la medida en que han podido. Y el PSOE tanto como el que más, si no más. Recuérdese que se atribuye a Alfonso Guerra el tan famoso y citado "Montesquieu ha muerto" cuando el PSOE, sirviéndose de su mayoría parlamentaria, reformó la Ley del Poder Judicial. Pero todo puede ir a peor. Comparado con Sánchez y su apelotonado gobierno de todos los sabores de la izquierda, González y Guerra eran la encarnación de la socialdemocracia europea. Y comparado con el poderoso PSOE de los 10.127.392 votos del 82 este raquítico de 6.792.199 votos, conducido por quien en 2015 logró los peores resultados en la historia democrática del partido, se ha encontrado en tal situación debilidad que Sánchez, tras perder elecciones e investiduras, no ha tenido más remedio que echarse en brazos del populismo de Unidas Podemos para alcanzar La Moncloa con los apoyos de Bildu y ERC.

Esto es cosa sabida. Lo nuevo es lo de Dolores Delgado. Y esto parce confirmar las más pesimistas intuiciones y sospechas de los denominados apocalípticos: que "a España no la va a conocer ni la madre que la parió". Otra frase de Guerra que tenía un sentido cuando se transitaba de la dictadura a la democracia, y la izquierda volvía a gobernar tras 40 años de represión y exilio, pero tiene un sentido muy distinto dentro de los cauces de la normalidad democrática. Entonces era necesario cambiarlo todo. Ahora no. Uno de los medidores de la salud democrática de un país es que, de un gobierno a otro de signo opuesto, no se produzcan cambios bruscos. Y este Gobierno, con UP empujando y Bildu, ERC y PNV presentando su factura, parece decidido, declaración tras declaración, a lo contrario, como si todo lo bueno hubiera esperado su llegada para florecer.

España es el cuarto país de la UE cuyos ciudadanos perciben una mayor falta de independencia de su sistema judicial. Un 55% de españoles la consideran "bastante mala o muy mala", muy por encima de la media europea del 33%. Sólo los croatas (76%), eslovacos (60%) y búlgaros (58%) nos ganan en desconfianza para con su justicia. Todos han defendido desde la oposición la independencia del poder judicial… Para olvidarlo en cuanto llegan al poder.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios