EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Narcotráfico Dos policías nacionales colaboraban con los Castañitas

  • La investigación policial intervino conversaciones de Francisco Tejón con dos agentes para "garantizarse la cobertura en sus actividades ilícitas"

  • La fiscal considera constatada la existencia de una organización criminal jerarquizada de la que los hermanos Tejón eran los jefes

Isco (en el centro) y Antonio (derecha) Tejón. Isco (en el centro) y Antonio (derecha) Tejón.

Isco (en el centro) y Antonio (derecha) Tejón.

La actividad criminal de los Castañitas contaba con la ayuda de dos policías nacionales, a los que daban órdenes directas. Así lo han comprobado los agentes que han desarrollado la investigación sobre la organización liderada por los dos hermanos, que en un oficio detallan conversaciones telefónicas entre Francisco Tejón y estos dos policías.

En concreto, se trata de dos hermanos destinados en la Comisaría de La Línea y retirados del servicio desde que hace tres años se les abriera expediente por sus supuestos vínculos con los Castañitas.

La fiscal de la causa recoge en su recurso contra la libertad bajo fianza para los Castañitas buena parte de los indicios recopilados contra ellos por los agentes del Grupo de Respuesta Especializada contra el Crimen Organizado (Greco) de la Costa del Sol. Durante más de un año, los policías realizaron seguimientos e intervenciones telefónicas a los hermanos Tejón y sus colaboradores y en ese trabajo constatan "la relación directa que el investigado -Francisco Tejón- mantiene con miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad que ayudan a los miembros de la organización". En concreto, los investigadores detectaron conversaciones telefónicas en las que este "daba órdenes expresas a estos policías nacionales con el fin de garantizarse la cobertura en sus actividades ilícitas".

Fuentes policiales consultadas por Europa Sur destacan que los dos agentes presuntamente implicados en la trama de narcotráfico no tenían acceso a documentación sensible. Uno de ellos estaba destinado a labores de secretaría y el otro ejercía tareas de seguridad ciudadana.

Uno de los argumentos en los que la Fiscalía basa su oposición a la puesta en libertad de ambos hermanos es la "extrema gravedad de los hechos investigados e intervención en los mismos de los hermanos Tejón". Esos hechos suponen un delito contra la salud pública, en el seno de una organización criminal y diversos delitos de tenencia de armas, que pueden alcanzar hasta los 15 años de prisión, un argumento de peso para suponer el riesgo de fuga de los investigados. Y frente a la alegación de la defensa de la falta de indicios racionales de criminalidad para atribuir estos delitos a los Castañitas, la fiscal destaca los principales datos recogidos al respecto.

De las conversaciones intervenidas y seguimientos realizados "se desprende como Francisco, ejerciendo sus funciones principales dentro de la organización criminal, se encargaría de organizar al grupo de personas que desempeñarían la vigilancia, custodia, preparación de embarcaciones así como la guarda de la sustancia estupefacientes, tras la introducción de la misma, y con previo contacto con los proveedores marroquíes".

Así, en varias ocasiones detectan conversaciones entre Francisco Tejón y otros interlocutores que conectan con alijos, como una en la que el Castañita habla sobre un supuesto pedido de mercancías que no se corresponde a ninguna actividad lícita realizada por el mismo. En otra, Isco Tejón habla con el titular del vehículo de alta gama que utiliza habitualmente. Y en enero de 2016 se transcriben conversaciones entre los investigados y otros interlocutores, "deduciéndose por los términos utilizados puestos en relación con el lugar y hora donde se efectúa la llamada y con la actividad observada por los agentes en las playas de la Línea de la Concepción que los interlocutores participan en la misma actividad organizada de tráfico de hachís investigada en el presente procedimiento. Así se utilizan en las conversaciones términos como: “seis ya”, “viajes”, “1500 nos van a dar”, “por el río han metido otra”, “la han metido de vacío”, “no tienen piloto”, “tú está ahí con otro punto”, “chisme”, “botando”. Se describe igualmente que durante las conversaciones hay personas utilizando equipo de transmisiones".

La fiscal también resalta que en el marco de la investigación "se va observando como esta organización liderada por los hermanos Tejón está cada vez más consolidada en el mundo delictivo". 

Así, fruto de las conversaciones se consigue vincular a los hermanos Tejón Carrasco en otros procedimientos, como unas diligencias previas en el Juzgado de Instrucción 3 de La Línea en las que también se investigaba a los hermanos por su implicación y participación en un delito contra la salud pública cuando se encontraban a bordo de una embarcación semirrígida cargada con 3.400 kilogramos de hachís.

También constan en las diligencias la aprehensión por agentes de la Guardia Civil de unos seiscientos kilogramos de resina de hachís en la playa de Santa Clara de la Línea de la Concepción el 9/04/16 y la intervención, el 5/08/16, de unos mil kilogramos de resina de hachís en La Línea de la Concepción". 

Por todo ello, la fiscal considera que se dan todos los elementos para considerar la red de los hermanos Tejón como una organización criminal, al cumplir los requisitos de permanencia y continuada en el tiempo, contar con una estructura jerarquizada en estamentos y grados de participación y la actividad delictiva. Existe por tanto una organización en la que "sin género de duda los hermanos Tejón Carrasco constan como 'jefes' de la misma". Más de 20 personas vinculadas con la organización fueron detenidas tras la investigación, mientras que ambos hermanos permanecieron huidos hasta el año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios