Real Balompédica Linense El balono Koroma, en el escaparate

  • El sierraleonés despierta el interés de varios clubes tras sus últimas actuaciones

  • El extremo ansía seguir los pasos de Kibamba y Bandaogo

  • "Estamos muy unidos y sabemos lo que nos jugamos", dice en referencia a los tres próximos partidos

Koroma celebra su primer gol de la presente temporada, al Cádiz B

Koroma celebra su primer gol de la presente temporada, al Cádiz B / Erasmo Fenoy

El internacional sierraleonés Alhassan Koroma se ha convertido en una pieza a seguir gracias a sus últimas actuaciones. El extremo ya fue pretendido por el Real Betis en el mercado de invierno, pero la Real Balompédica Linense se cerró en banda a un acuerdo  porque el club está convencido de que el futbolista seguirá revalorizándose en lo que resta de temporada y llegarán ofertas de clubes con intención de abonar su clausula de rescisión. Diferentes medios ya le han atribuido varias novias (Málaga, Osasuna…) pero de momento, no existe una oferta formal sobre la mesa.

Alhassan Koroma confía en aprovecharse de la catapulta en la que se ha convertido la Real Balompédica en los últimos años para los jugadores llegados desde diferentes puntos de África. El mentor del extremo, el vicepresidente Nicola Radici, ya consiguió colocar a Baron Kibamba en el Sevilla y a Abdoul Bandaogo en el Real Betis. Un referente para un jugador que a poco de desembarcar en España confesó que tenía la ilusión de dar el salto a la Primera división. “Solo tengo que trabajar duro para conseguir esos objetivos”, recalca.

Uno de los obstáculos que ha tenido que superar Koroma ha sido el de su incapacidad para brillar cuando jugaba de titular al nivel que lo hacía cuando partía desde el banquillo. Una asignatura que parece haber aprobado con el incansable adoctrinamiento de su preparador, Antonio Calderón. “Yo juego cuando diga el entrenador. Él es el jefe. Siempre trato de hacerlo lo mejor posible, pero él me explica muchas cosas y yo trato de llevarlas a la práctica”, comenta el jugador, que se confiesa "más feliz" desde que tiene con él a su hermano Alusine, que ya ha debutado con el filial albinegro.

El de Sierra Leona, que ha participado en todos los encuentros de la Balompédica en el presente curso (15 en Liga y uno en Copa del Rey) lleva anotados dos goles. Uno menos que en toda la andadura pasada. El primero de ellos, determinante para que los de La Línea venciesen al Cádiz B. “Necesito marcar goles porque eso me hará mejor jugador, pero lo importante es que sirvan para que logremos victorias, eso me hace feliz”, recalca.

Después de cinco partidos sin conocer la derrota, el banda destaca que el vestuario no solo está muy unido, sino que es optimista de cara a las tres jornadas que restan para la finalización de la primera fase tras el parón de este fin de semana. Tres duelos en los que la Balona se jugará sus opciones de lograr el ascenso directo a la Liga Pro. “Estamos muy unidos, sabemos lo que nos jugamos y queremos seguir al nivel de los últimos partidos”, resalta Koroma.

"Echamos mucho de menos a nuestra afición"

De esos tres compromisos, los dos primeros los jugará la Balona en el Municipal ante San Fernando y Algeciras Club de Fútbol y, si no cambian mucho las cosas y la Junta se ve obligada a endurecer de nuevo las restricciones para evitar la expansión de la Covid-19, con público en las gradas.

“Hemos echado mucho de menos a nuestros aficionados, no ha sido fácil jugar con las gradas vacías”, asegura el internacional. “Con ellos jugar es más emocionante y como nuestro esfuerzo es para ellos, eso nos hace más felices. Ahora nos tocará a nosotros hacerles felices también a ellos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios