Real Balompédica Linense Koroma, el niño que quiere llegar lejos

  • El extremo sierraleonés ha dado con sus goles cuatro puntos a la Balona en dos jornadas

  • "Mi objetivo es ser útil al equipo lo que resta de Liga y llegar a Primera", confiesa

Koroma, atento durante un entrenamiento; al fondo su entrenador, Antonio Calderón Koroma, atento durante un entrenamiento; al fondo su entrenador, Antonio Calderón

Koroma, atento durante un entrenamiento; al fondo su entrenador, Antonio Calderón / Jorge del Águila

La mayor parte, por no escribir todos, de los aficionados de la Real Balompédica Linense sería incapaz de situar en el mapa Yoni. Sin embargo en este municipio (chiefdom) del distrito de Tonkolili en la provincia norte de Sierra Leona –que cuenta con una población con una población censada en diciembre de 2015 de 112.511 habitantes– nació el nuevo ídolo de los albinegros: Alhassan Koroma. Un perfecto desconocido hace apenas seis meses que con dos goles en los dos últimos encuentros, ante Talavera y Villarrobledo, ha rescatado cuatro puntos para una Balona que con ello enlaza tres triunfos y, de paso, pone en valor al nuevo técnico, Antonio Calderón, que suma de tres en tres.

Koroma juega en la Balona en calidad de cedido por el Marampa Stars FC de su país, aunque según adujo el conjunto de La Línea el pasado verano al anunciar su contratación, se reservó una opción de compra. Apenas cuenta 19 años y ha tenido que pasar el lógico proceso de adaptación de un chaval especialmente joven que no solo ha cambiado de país, sino de continente.

Aunque deslumbró en su primer entrenamiento, luego tardó en acostumbrarse al sentido colectivo del juego y justo cuando empezaban los brotes verdes sufrió una grave lesión, que afectó a un tendón. Una contrariedad que en principio estaba previsto que le dejase fuera de combate 12 semanas, pero su enorme fortaleza física las redujo a ocho.

"Yo amo a los aficionados de la Balona y siento que ellos me quieren a mí"

El sierraleonés, que parece llevar impresa siempre la sonrisa en el rostro, ha ganado en desparpajo, hasta el punto de que el domingo, tras hacer el tanto del triunfo balono sobre el Villarrobledo, no dudó en dirigirse a la grada reclamando apoyo. Y es que lo tiene claro, en lo que queda de liga quiere ganar en protagonismo porque su meta es llegar a Primera división. Unas manifestaciones que recuerdan mucho a las primeras que realizó Baron Kibamba nada más desembarcar en el conjunto de La Línea.

Koroma, que se expresa en inglés, asegura que se siente “muy orgulloso y muy contento” de haber podido ayudar al equipo que le ha dado su “primera oportunidad en Europa” de conseguir “dos triunfos valiosos”.

“Yo trabajo cada día muy duro para esto, pero las victorias no las consigue un solo jugador, son cosa de todos”, recalca.

“Estos goles suponen mucho para mí, me compensan por el esfuerzo que hice cuando caí lesionado”, recuerda. “He trabajado duro, muy fuerte cada día porque quería ser útil al equipo y ahora llega la recompensa”.

“Me siento muy a gusto en La Línea, yo amo a los aficionados y siento que ellos me quieren a mí”, explica Koroma, que no quiere ponerse objetivos concretos a título personal para lo que resta de campaña. “Lo que quiero es jugar el mayor número posible de partidos y colaborar para que el equipo llegue lo más alto posible”.“Ya en el futuro sí que tengo un sueño, jugar en Primera y si con eso se beneficia la Balona...”, finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios