Algeciras

El comercio del centro de Algeciras trata de sobreponerse a la crisis

  • Las calles de esta zona de la ciudad presentan cada vez más locales vacíos por los precios de los alquileres, la Covid y la competencia de los centros comerciales

  • En la calle Ancha, los espacios que antes ocupaban Zara, Stradivarius, Marypaz o Encuentro se encuentran vacíos

Antiguo local donde se encontraba Stradivarius en obras Antiguo local donde se encontraba Stradivarius en obras

Antiguo local donde se encontraba Stradivarius en obras / Erasmo Fenoy

El centro de Algeciras vive momentos de incertidumbre. Si bien han sido muchos los establecimientos de restauración que se han afincado en la zona en los últimos años, especialmente en la calle Convento, la salida de varios establecimientos comerciales, especialmente de grandes empresas, preocupa a muchos pequeños empresarios que tienen sus negocios en la zona. Uno de los últimos establecimientos en cerrar ha sido Stradivarius, que, como Zara, ambas de Inditex, se encuentra ahora en el centro comercial Puerta Europa. 

Muchos comerciantes del centro temen la bajada de afluencia, agravada por un coronavirus que también ha perjudicado a muchos de estos negocios. Sonia Pérez, de la joyería Andrés, confiesa estar "preocupada". "Lo que temo es que cada vez haya menos franquicias. Traen público joven. Además, las tiendas vacías dan mala imagen a los clientes. El abanico de ofertas se cierra cada vez y nos perjudica", lamenta.

Sonia Pérez, de la joyería Andrés Sonia Pérez, de la joyería Andrés

Sonia Pérez, de la joyería Andrés / Erasmo Fenoy

"Temo que cada vez haya menos franquicias. Traen público joven. Además, las tiendas vacías dan mala imagen a los clientes", cuenta Sonia Pérez, de la joyería Andrés.

Algunos de los negocios han tratado de doblar su estrategia y tienen tiendas tanto en el centro comercial como el centro. Es el caso de Tacho, que no se plantea dejar su tienda en el centro. "No nos vamos a ir. Todo lo contrario. Nuestra tienda fuerte es la del centro", comenta Ismael Guerrero, que sí reconoce que el centro de ve afectado por la partida de comercios. "Es evidente que la oferta que damos en todo el centro es más pequeña que hace un año y se está yendo gente al Puerta Europa", señala. 

Pero no todos los comerciantes se ven afectados por igual. Depende mucho del sector al que pertenezcan. Alexis Baños, de la óptica Baños, dice que en su caso, el movimiento sigue estando en el centro. "Para comparar entre distintas ópticas hay que venir aquí", cuenta. Comenta que su negocio se ve espoleado por estar en la calle Blas Infante, frente al parque, donde muchos clientes pueden realizar una breve parada con su vehículo sin necesidad de aparcar.

Esta opinión también la comparte Carlos Simón, de discos Grammy que también responsabiliza mucho al coronavirus de la caída. "Hay menos gente y eso influye. Antes, había visitantes que entraban y compraban camisetas de Algeciras. Se nota sobre todo por las tardes, que son para tirarse de los pelos", añade.

La falta de aparcamiento gratuito también la esgrimen otros comerciantes como una razón que explica la reducción de afluencia. "Hay gente a la que gusta venir al centro, pero tiene que pagar para aparcar", argumenta Lourdes Carrillo, de embutidos Guijuelo, como una de las razones que frena la llegada de clientes. 

Su charcutería es precisamente uno de los negocios que se ha movido de la calle Ancha en los últimos tiempos. Ahora se encuentra en el pasaje que une esta vía con la calle Convento, donde paga menos alquiler. A pesar de estar en un lugar más escondido, su negocio sigue funcionando. "Tenemos clientela fija que nos viene a buscar", cuenta, aunque admite que sí ha notado una bajada de la afluencia en el centro.

Alquileres altos

El elevado precio del alquiler se suele argumentar como una de las razones para esta huida de muchos negocios, pero no todos están de acuerdo. Isa Marín de Texas, cree que "los alquileres están como toda la vida, pero no hay demanda". "En Algeciras no hay espacio para el Puerta Europa, el Corte Inglés y el centro y lo pagamos los comerciantes pequeños. Esta ciudad es muy difícil", añade. En su misma línea se encuentra Ismael Guerrero, de Tacho: "Los precios estaban altos, pero se están normalizando. Sobre todo, desde que cerró Zara, son más asequibles", opina.

Desde las asociaciones no ven todo tan negro. Francisco Soto, presidente de la Asociación del Comercio Tradicional del Centro Casco Histórico, cree que "el pequeño comercio no debe venirse abajo por la marcha de las grandes empresas. Hay que innovar porque el servicio en el pequeño comercio no lo da una gran superficie. Es muy personalizado".

Soto, cuya asociación representa a la zona baja del centro, ve con buenos ojos la última medida del Ayuntamiento para crear una base de datos de negocios en alquiler y venta que pueda dinamizar la zona, aunque cree que hay que favorecer a algunos sectores. "No todo vale. Hay que buscar un tipo de negocio que permita rehabilitar el barrio". 

Lourdes Carrillo, de embutidos Guijuelo Lourdes Carrillo, de embutidos Guijuelo

Lourdes Carrillo, de embutidos Guijuelo / Erasmo Fenoy

"La calle Ancha va a terminar como la calle Tarifa", teme Lourdes Carrillo, de embutidos Guijuelo

Pero no todos lo ven igual. Lourdes Carrillo cree que el Ayuntamiento no hace "nada por promover el centro". Esta comerciante de embutidos Guijuelo tiene un temor: "La calle Ancha va a terminar como la calle Tarifa". Entre los comerciantes del centro, todos esperan que ese presagio nunca se haga realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios