Coronavirus Residencia Miramar en Algeciras: un brote con alcance desconocido

  • Salud solo informa del total de contagiados y fallecidos, sin detalles sobre los usuarios curados y el total de residentes que permitan valorar el impacto del virus

  • La dirección del geriátrico remite a la Junta para obtener los detalles y alega que solo informa a las familias

La residencia de mayores Miramar, en Algeciras. La residencia de mayores Miramar, en Algeciras.

La residencia de mayores Miramar, en Algeciras. / Erasmo Fenoy

El brote de coronavirus detectado en la residencia de mayores Miramar de Algeciras entra en su cuarta semana desde su declaración por parte de las autoridades sanitarias, el pasado 11 de octubre.  

Desde su origen, cuando se reportaron 30 personas afectadas (23 residentes y siete trabajadores), el número de contagios ha ido creciendo poco a poco hasta alcanzar el pasado viernes, 30 de octubre, un triste balance con 66 afectados: 43 residentes y 23 trabajadores, así como un total de nueve fallecimientos. Las últimas cinco muertes fueron comunicadas el mismo viernes. Este lunes, 2 de noviembre, la situación permanece estable y sin cambios, según el parte de la Junta.   

De puertas para afuera, poco más trasciende sobre lo que ocurre en el interior de este centro privado con plazas concertadas con la Junta. Siquiera hay datos ofrecidos por la administración sanitaria sobre el número de residentes y trabajadores que tiene la residencia, lo que impide conocer con precisión el alcance y expansión del virus en las instalaciones.

Es algo que sucede en todos los geriátricos andaluces, dado que el parte diario remitido por la Delegación del Gobierno únicamente hace referencia a los contagios, separando los residentes de los empleados, y los fallecidos. No hay detalles sobre cuántos residentes se han curado hasta el momento o trasladados al hospital. 

Tampoco los ofrece la residencia, que remite a la Junta para ser atendidos sobre cualquier información relativa al centro, tal y como ha constatado Europa Sur este lunes en conversación telefónica con la dirección. La dirección agradece el contacto pero se limita a explicar que los detalles son aportados únicamente a la administración sanitaria y a los familiares.   

La Residencia Miramar se encuentra medicalizada desde la semana del 19 de octubre, sin que tampoco haya información sobre cuál es el equipo humano que ha sido asignado por la administración sanitaria para atender a los mayores. El Servicio Andaluz de Salud subraya que es el "suficiente" para garantizar la cobertura de los residentes 24 horas siete días a la semana, con apoyo de la atención hospitalaria dependiente del Hospital Punta de Europa, enmarcado en el Área de Gestión Sanitaria del Campo de Gibraltar Oeste.

"El Área de Gestión Sanitaria del Campo de Gibraltar Oeste aporta profesionales de enfermería y técnicos en cuidados auxiliares de enfermería a jornada completa, así como aquel personal necesario para apoyar a la plantilla propia del centro, así como equipos para el tratamiento parenteral, la medicación necesaria y la oxigenoterapia", anunció la Junta en su momento.

En aquellos casos que sean necesarios profesionales para continuar con los tratamientos, se garantiza su presencia, según el SAS. No obstante, la delegada territorial de Salud y Familias, Isabel Paredes, sostuvo cuando se acordó la medicalización que “toda aquella persona que necesite un traslado al hospital, lo tiene asegurado”. 

Actuación tardía, según la UGT

Para el sindicato UGT, la medicalización de la residencia ha llegado con retraso. "Creemos que la Junta de Andalucía ha actuado tarde. Desde los primeros tres contagios debió medicalizarse para atajar un brote que ha ido a más y se ha cobrado ya nueve vidas", apunta José Porras Naranjo, secretario provincial de la Federación de Servicios Públicos de la UGT. El sindicato tampoco tiene los datos exactos sobre la afección del brote sobre el total de residentes. "Pero entendemos que son muchos, es una situación catastrófica", estima.

"La queja de nuestro sindicato es que debería haberse aprendido algo de la primera oleada. Ha habido un exceso de confianza y relajación que ha perjudicado de nuevo a los mayores, a la población más vulnerable", según Porras Naranjo, quien realizó un estrecho seguimiento del brote detectado en la residencia pública de mayores de San José Artesano durante la primera ola de la pandemia, en pleno confinamiento.

Aquel brote de coronavirus obligó a medicalizar el centro, a aislar pacientes en las plantas superiores y a restringir al mínimo el contacto con el exterior. En esa residencia, dependiente de la Junta de Andalucía, murieron finalmente tres ancianos a lo largo del mes de abril. "Ahora, de nuevo está muriendo gente en las residencias de mayores. Llueve sobre mojado y el agua cala ahora más fuerte", lamenta Porras Naranjo. 

"Evacuación inmediata" de los positivos

No está a favor de la medicalización de los centros residenciales la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM). La entidad, que reclamó más transparencia en la gestión de la crisis sanitaria durante la primera oleada, ya consideraba en abril inviable crear zonas de aislamiento en el interior de las residencias. 

La entidad ha pedido por carta al presidente de la Junta, Juanma Moreno, hacer test de Covid a todo el mundo en las residencias de ancianos y "evacuar inmediatamente" a los que den positivo como única manera de frenar el coronavirus. "Si no lo hacemos, seguirán muriendo", sostiene en la carta Martín Durán, presidente de FOAM.

La Federación reprocha a Moreno "lo poco que se acordaron de los mayores" durante el anuncio de las últimas medidas adoptadas por el Gobierno y se consideran un colectivo "ignorado" por el Gobierno de la Junta y su comité de expertos.

Durán asegura que escribe la carta con la convicción de que no va recibir respuesta. "Lo mismo que no ha contestado a mis escritos anteriores de fechas 11 de abril y 24 de julio. No espero respuestas sino hechos", dice Durán, para añadir que el presidente de la Junta "no puede pedirnos confianza ni paciencia a los mayores y encima decirnos que tenemos un Gobierno a nuestro lado". "Hemos perdido la confianza en usted, en su Gobierno y en su comité de expertos", lamenta FOAM.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios