EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La esquina

José Aguilar

jaguilar@grupojoly.com

La ¿última? trampa de Pedro

Sánchez le niega a Iglesias lo único que está en sus manos (Gobierno) y le ofrece todo lo que no depende de él (Estado)

Pedro Sánchez nunca ha querido gobernar con Unidas Podemos. Mucho aspaviento de "socio preferente" y mucho "gobierno progresista, de izquierdas", pero a la hora de la verdad todo fueron excusas sucesivas para esquivarlo. Si quisiera sinceramente la coalición no habría dejado pasar el verano en blanco para precipitarse ahora, contrarreloj, a una negociación sin salida: la supervivencia política de Pablo Iglesias depende exclusivamente de que la coalición se haga. Si no, su liderazgo se derrumba.

Para acorralar al socio preferente/enemigo íntimo y endosarle la responsabilidad del fracaso de la investidura y la repetición electoral, Pedro le refriega una oferta que Podemos no podría rechazar (el programa de 370 medidas emanado de la llamada sociedad civil) y trata de seducirlo con una cesión de poder que él no tiene derecho a transferir. Inútilmente, porque si a Pablo le pareció poco una vicepresidencia y tres ministerios a cambio de sus 42 votos, ¿a cuenta de qué se va a conformar con la presencia en organismos no ejecutivos de presupuestos austeros y escaso margen para la colonización clientelar?

Aparte de inútil a los efectos perseguidos, el simulado ofertón septembrino desvela una vez más la elasticidad máxima del pensamiento de Pedro Sánchez -realmente un junco sometido a los vaivenes de su interés-, la versatilidad de sus posiciones y su heterodoxia en materia de escrúpulos. El presidente del Gobierno en funciones no ofrece a Unidas Podemos nada de lo que está en sus manos ofrecer (el Consejo de Ministros) y, por el contrario, le ofrece lo que no le corresponde (Competencia, Defensor del Pueblo, RTVE, CIS...) .

Porque resulta que el Estado no es suyo, y lo que su última trampa a Unidas Podemos está mostrando es una concepción patrimonialista del Estado. Lean, ojipláticos, lo que Pedro prometió a los podemitas en su mitin del martes a cambio de apartarlos del Gobierno: "Altas responsabilidades en instituciones muy relevantes que complementan la labor del Consejo de Ministros". ¿El Consejo del Poder Judicial complementa la labor del Consejo de Ministros? Eso no es lo que dice la Constitución.

Entre unos que no pueden y otros que no quieren, las nuevas elecciones generales se están volviendo inexorables. Lo peor es que quizás no resuelvan nada sobre una posible investidura... en los términos actuales. Lo mejor es que quizás impongan el escenario para investiduras más lógicas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios