EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Gafas de cerca

Tacho Rufino

jirufino@grupojoly.com

Más allá de la carne 'mechá'

La crisis sanitaria sobrevenida por la listeriosis va de la mano de un golpe aún no bien ponderado sobre las empresas del sector y sobre las autoridades competentes (en la medida en que lo hayan sido hasta ahora). Huelga decir que la primera urgencia es atender a los contagiados y proteger a los consumidores. El gasto extra en atención hospitalaria es también formidable, y no tiende a menguar, al no cesar del todo el número de contagios, como tampoco cesan de identificarse marcas afectadas o sospechosas de serlo. Conviene, lo primero, concluir que hay empresarios que no deben ostentar tal denominación, y que el llamado "autocontrol" por parte del fabricante en lo tocante a higiene en los centros de producción es una puerta entreabierta al desmán, y además una perversa dejación de funciones de las autoridades del ramo, que ven cómo lo que dejaron a la conciencia y decencia del productor se les vuelve cual bumerán a la cara. Un ahorro pírrico: lo ahorrado en inspecciones será compensado con creces con un gasto desmesurado ahora, y unos impactos económicos que podrían ser desastrosos. No es exageración. La alarma está del todo justificada.

Dicha alerta es ya no sólo provincial o regional, sino nacional y hasta internacional: no sólo la carne mechada, ni la industria del cerdo o la cárnica en general son las tocadas por la desgracia: es toda la industria agroalimentaria andaluza y, en menor medida, española, la que está bajo sospecha. Injusta y peligrosamente. Si, haciendo uso extensivo de la controvertida expresión Marca España, existe una Marca Andalucía, ésta está en entredicho, y de forma -se debe reiterar- muy injusta. Para muchas familias y ciudadanos, la carne procesada envasada, junto con, por mencionar tres productos sintomáticos de una tendencia de consumo imparable, el gazpacho, la ensalada o la tortilla de patatas, se ha convertido en una excelente alternativa a la cocina en casa. La calidad de, por ejemplo, no pocos gazpachos refrigerados le echa la pata a la mayoría de los caseros. Soy fan de este producto; muchos jóvenes lo son de la tortilla de papas envasada, en la que nunca yo hubiera creído. Urge proteger al ramo. Para justificar esta urgencia gubernativa, recordemos las palabras del presidente de la CEA, González de Lara, hace apenas unos meses: la industria agroalimentaria es el "gran milagro andaluz", la estrella empresarial tras la crisis, abierta al exterior y -ay- complementario del turismo. El reto político andaluz es parar la onda expansiva. "Todos somos carne mechá".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios