carlos / mármol

Vértigo

EL baile se va acabando. Y la música dejará -pronto- de sonar. Mientras el socialista Rubalcaba se pone la camiseta de Marathon man para apurar los últimos días de la campaña, que está muerta desde la noche del famoso debate, cuando quedó claro que el PP no va a pinchar y los socialistas están más desesperados a medida que corre el reloj, Rajoy ha empezado a tener un extraño ataque de realismo. Acaso de vértigo. Probablemente haya ocurrido después de ver el paisaje -desolador- de los muros de la patria, que diría Quevedo, tras los saltos del célebre mitin de hace unos días. "La cosa está negra". España no va a salir de la crisis a medio plazo. Ni lo ha hecho con el PSOE ni, a tenor de lo que dicen todos los expertos, lo va a hacer con el PP. Hasta 2013, muerte clínica. A partir de entonces, ruina.

La inminencia del acceso al poder acostumbra a provocar en determinadas personas, una vez pasado el entusiasmo inicial, un cierto regusto amargo, una incomodidad, un imprevisto: se llama responsabilidad. Y suele beberse en vaso corto y en soledad. Sin hielo. No siempre sienta bien. Al llegar a la Moncloa, lo más probable es que veamos al hombre que quieren los españoles como presidente -por el que hace unos años ni en su propio partido ponían la mano en el fuego; ahora tendrá más poder que Aznar, que fue quien lo designó- culpar de ciertas cuestiones a su antecesor. La táctica suele servir durante un tiempo, aunque algunos, sobre todo por el Sur, todavía piensen que es como la fe: eterna. Después, en lugar de beneficiar, más bien perjudica. Sobre todo si has prometido a todo el mundo solución para su problema esencial: la falta de trabajo, el miedo.

Rajoy, antes o después, tendrá que enfrentarse al espejo. Durante los días electorales, arropado por todas las encuestas, aparece como el ganador in pectore antes incluso de abrir las urnas. Ha adelgazado. Parece más liberal. Más centrista. Alguien en quien -según algunos- se debería confiar. Claro que no ha tenido ocasión de gobernar: cuando empiece a tomar decisiones -o a ponerlas en escena; aquí quien manda son los mercados- el perfil amable irá esfumándose, las contradicciones argumentales aparecerán y la comedia se tornará estafa. Para entonces no habrá vuelta atrás. El vértigo será el nuestro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios