Análisis

francisco andrés gallardo

Rosco y tirón

A Telecinco le hacía falta colocar por delante de Piqueras algo que se pareciera a Pasapalabra. Los tribunales que cancelaron el formato por impago de derechos en el litigio con la productora británica ITV Studios impiden parecidos, pero Mediaset ha optado por un sucedáneo. Con la voz de Christian Gálvez. Con atriles, preguntas y Rafa y Orestes como Rómulo y Remo de El tirón. Así que para los nostálgicos de un rosco que por ahora no puede rescatarse Telecinco convoca a los espectadores a reencontrarse, al menos, con aquellos amigos de las iniciales.

El rosco se ha convertido en una torre, con aciertos que se escenifican en forma de barra, en ascenso, con efectos sonoros que ponen en tensión al jugador y al sufridor en casa a medida que se van acertando preguntas de cultura general. Con 150 segundos de tiempo hay que ir escalando la torre, a hacer del tirón 12 respuestas para alcanzar el nuevo bote.

Sí, no es Pasapalabra, claro. El juzgado apercibe para que no sea así. Y en puridad El tirón tiene todos los ingredientes de su antecesor, pero en lugar de confeccionarse un rosco precedido por famosos, como una receta de Ferrán Adriá, se ha creado este alfajor de Medina con el que se ha reducido el juego a la expresión esencial.

El tirón se presenta como tentativa asequible (el proceso de Pasapalabra le va a costar como mínimo a Mediaset unos 12 millones de euros) y por eso ni siquiera tiene espacio propio en la parrilla, sino que ha nacido como sección deñ Sálvame Banana. Pero con la clave de tener a Gálvez enfrente a dos atriles, tras darles paso Carlota Corredera como una vecina que cede el apartamento. Se emite por ahora en directo, vaya reto para todos los implicados, con Christian con mucho oficio, acelerando en los enunciados como hemos visto en estos años, y con la interacción ruidosa del público, que pasa en la misma tarde de aplaudir a Kiko a animar el empeño de Orestes. Un Pasapalabra que no es Pasapalabra y que no puede ser Pasapalabra. Pero que le sirva a Piqueras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios