Análisis

José antonio López

Contraseñas

El hombre ya no es él mismo y sus circunstancias, sino que ha pasado a ser él mismo y sus contraseñas. Cambia el axioma y su filosofía porque cambian los tiempos y la sociedad y porque, a qué negarlo, no somos nada sin una contraseña. Aquella clave cifrada que sirvió en otras épocas para flanquear puertas de sociedades secretas, atravesar las murallas de un castillo o acceder al intrigante mundo de los espías, ahora se ha modernizado, a la par que la tecnología, y se ha convertido en llave maestra de cajeros, cuentas de correo, teléfonos móviles, tabletas, páginas web y hasta portales de viviendas. No somos nadie sin una contraseña, aunque en ocasiones, fruto de la confusión, tratemos de sacar infructuosamente dinero con la clave de la tarjeta del móvil. Yo, por si acaso, me voy a crear una contraseña tan personal que nadie va a poder descifrarla en los próximos treinta días.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios