Algeciras CF

El valor de una racha

  • El Algeciras aspira a la cuarta victoria seguida, al noveno partido sin perder y al invicto de Salva en casa... pero sobre todo a mantenerse en positivo tras el parón

Salva Ballesta habla con el canterano Juan Serrano. Salva Ballesta habla con el canterano Juan Serrano.

Salva Ballesta habla con el canterano Juan Serrano. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF 20-21 está en racha y quiere prolongarla. Los albirrojos aceleran en la preparación de su vuelta a la competición, este domingo ante el Tamaraceite (12:00), tras el pequeño parón vivido en buena parte de la Segunda B. El vestuario de Salva Ballesta sabe que el descanso puede ser traicionero, sobre todo ante un rival con mucha trampa. Por eso, todo lo que sea seguir en positivo, sumar, mantenerse alejado de la derrota sabría a victoria en el Nuevo Mirador.

Los algeciristas vienen de cuajar uno de sus mejores arranques históricos en la categoría de bronce, el mejor en el siglo XXI para la entidad. Después de dos semanas en las que todo el mundo ha podido saborear el liderato del grupo IV-A, el Algeciras retoma el pulso con la quinta jornada de una primera fase de 18 encuentros que va a marcar todo el camino posterior. Es decir, tras el Tamaraceite, los albirrojos habrán disputado casi un tercio de esta mini liga.

La racha del líder se puede coger por varias puntas: el Algeciras aspira a la cuarta victoria consecutiva, algo que no consigue desde la temporada del último ascenso a Segunda con el legendario equipo de José Luis Montes (2002-03). El Algeciras, además, hilvana ocho encuentros oficiales sin conocer la derrota desde que se suspendió la pasada andadura. A nivel defensivo, el líder es el menos batido con un solo gol en contra junto a la Balona y, precisamente, el Tamaraceite.

Y hablando de rachas no se puede obviar el particular idilio de Salva Ballesta con el Nuevo Mirador. Y es que el técnico no ha perdido un partido en casa desde que aterrizó en La Menacha. El último revés liguero de los algeciristas en su templo se remonta a enero de 2020 ante el Real Murcia (0-1) en el duelo de transición que dirigió Fernando Gallego tras la destitución de Emilio Fajardo.

El factor racha también se puede extrapolar al buen momento vivido por varios futbolistas, especialmente por los que más minutos han copado en las cuatro primeras alineaciones. Ninguno quiere caerse de una rueda que no para. Todos saben que hay compañeros apretando los dientes para hacerse con un sitio, más aún ahora que empiezan a recuperarse los Yago Pérez y compañía.

Con todas estas bazas y muchas más que tendrá en su chistera, el entrenador tiene la labor de convencer a sus pupilos para que mantengan el listón de la intensidad, el motor del buen rendimiento de este equipo. Ante el Marbella tocó sufrir y ante el Marino remontar. Ante el Tamaraceite, la mayoría apuesta por un duelo de ponerse el mono de obra, de pocos espacios, de mucho oficio ante un recién ascendido que tiene poco de novato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios