Atletismo

Pablo Montalvo, un campeón a toda mecha

  • El algecireño, el sub’23 más rápido de España en los 200 metros, es a sus 19 años uno de los talentos nacionales de la velocidad

  • Criado en el Bahía, estudia y se pule en Granada con la ambición de lograr un título absoluto

Pablo Montalvo, junto a la Plaza Alta de Algeciras. Pablo Montalvo, junto a la Plaza Alta de Algeciras.

Pablo Montalvo, junto a la Plaza Alta de Algeciras. / Erasmo Fenoy

Algeciras tiene a uno de los hombres más rápidos de España. Pablo Montalvo es un chaval de 19 años, estudiante universitario en Granada, que casi sin darse cuenta, de un día para otro, se ha visto a la altura de los mejores velocistas del país. Pupilo del incombustible Paco Medina y ahora también entrenado por un técnico reconocido en el mundo del atletismo como Manolo Jiménez, este joven algecireño se acaba de proclamar campeón nacional sub’23 de 200 metros y sueña, por qué no, con colgarse una medalla absoluta en un futuro próximo.

Pablo Montalvo es fruto del encomiable trabajo diario que se cuece en las pistas de atletismo del Enrique Talavera, un estadio sumido ahora en obras para contar por fin con un tartán digno de la mejor cantera de la provincia y una de las tres más punteras de Andalucía.

Una semana después de arrasar en el Nacional sub’23 de Salamanca, Pablo Montalvo se lanzó a por las medallas en el Campeonato de España absoluto de pista cubierta en Antequera. El algecireño alcanzó con autoridad las semifinales y cuando veía al alcance su sitio en la gran final sintió algo que le cortó las alas.

“Iba saliendo de la curva para ponerme primero y noté una sobrecarga en los isquiotibiales. Intenté seguir en un primer momento pero tuve que retirarme”, lamenta Montalvo, que recuerda como este infortunio le sirvió para aprender una nueva lección. “Me encontré con Óscar Husillos (uno de los mejores atletas del país), nunca habíamos hablado, pero me dijo que cuando ocurre eso, lo mejor es pararse en seco... Que te puedes romper del todo y el atletismo siempre te brinda otra oportunidad”, rememora.

Montalvo vivió su tercer Campeonato de España absoluto. “Al primero fui con 17 años”, desliza. El algecireño cuenta con un currículum exitoso de premios nacionales, andaluces y provinciales, además de convocatorias con las categorías inferiores de la selección española. Su oro sub’23 llegó con su mejor marcar en los 200 metros, 21,22 segundos, y eso que comparecía con el noveno mejor registro del curso.

“La temporada de invierno ha sido muy buena para mí. No me quedo con la lesión del otro día porque he corrido más rápido que nunca en el 60, el 200 y el 400”, explica el algecireño, que se siente más cómodo en la distancia de los 200 metros, en la que ahora reina el granadino Dani Rodríguez, con quien comparte sesiones de entrenamientos en la capital nazarí.

"Antes me concentraba demasiado, ahora estoy más suelto y corre más rápido. Voy carrera a carrera, a lo Simeone"

Montalvo se marchó a Granada, donde estudia Empresariales, y se ha puesto en manos de Manolo Jiménez, sin desligarse ni mucho menos del Bahía de Algeciras, el club de toda su vida. “Es un entrenador reconocido, sobre todo porque en los últimos años ha formado a muchos campeones”, subraya Pablo.

“No podía entrenarme solo en Granada, así que el club y yo vimos la mejor solución acudir a un entrenador. Yo necesito tener competencia y alguien con experiencia que me corrija y me motive. Además cuando voy a Algeciras siempre mantengo contacto con Paco (Medina) y Saúl (Sáez)”.

Montalvo sabe que la vida del atleta “es corta” y como deporte profesional tiene una salida muy complicada. “Es difícil vivir del atletismo pero se va a intentar”, dice con una sonrisa. “Ahora los velocistas duran un poco más, se puede ver a gente con hasta 33 años en lo más alto”, advierte.

El algecireño compagina sus obligaciones y lleva una vida marcada por la dieta y los entrenamientos, y reconoce que ha cambiado bastante a la hora de afrontar una competición: “Antes me intentaba concentrar demasiado, me ponía muy serio incluso, y a partir de esta temporada he competido sin pensar demasiado, solo en correr y correr hacia adelante, me he soltado”, reflexiona.

“Creo que si te metes demasiada presión te puedes hasta bloquear y eso te afecta a los músculos. Eso sí, una vez que estás en los tacos la concentración de todos es brutal. No se escucha nada”, revela el algecireño.

Montalvo confiesa que también ha dejado de ser “supersticioso” para abrazar el cholismo. “Ahora soy más natural, voy a lo Simeone, carrera a carrera”, bromea.

Como deportista también es estudioso de los atletas que dominan el panorama mundial. “Me gusta ver vídeos y sigo a muchos que desde jóvenes ya prometían. Ahora Christian Coleman es el jefe”, señala.

El canterano del Bahía, por supuesto, tiene palabras de cariño para su otra familia, la que le ha dado el deporte: “La labor que hacen es tremenda, desde hace muchos años. Ahora están sin pistas (por las obras) y aún así siguen haciendo marcas cada semana, sacando atletas, compitiendo, ganando medallas, enseñando a los niños... Paco trae ahora a dos chavales que van fortísimo. Lo que hace el Bahía por esta ciudad y por el deporte es para enmarcar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios