Real Balompédica Linense Manu Palancar, un balono infinito

  • El exalbinegro sigue en activo en la Segunda Andaluza sevillana tras su aventura en Estados Unidos

  • "Tengo un recuerdo maravilloso de los dos años que pasé en La Línea", asegura

Manu Palancar, durante su etapa como jugador en Estados Unidos Manu Palancar, durante su etapa como jugador en Estados Unidos

Manu Palancar, durante su etapa como jugador en Estados Unidos / E.S.

Jugó dos temporadas en la Real Balompédica Linense, la 2013-14 y la 2015-16. En la primera sufrió una gravísima lesión que le apartó de la competición y de la que acabó rehabilitándose en el Coria. En la segunda fue fichado casi fichado por aclamación popular. “Dos años maravillosos”, recalca casi sin tiempo a escuchar la primera pregunta. Manu Palancar sigue en activo. O algo parecido. Mata el gusanillo en el Atlético Club Villanueva, de Villanueva del Ariscal, un equipo de la parte baja de la Segunda Andaluza sevillana. “No se trata de competir, sino de mantener viva esa llamita cuando las obligaciones lo permiten”, especifica el lateral.

Tras su segundo paso por La Línea Manu Palancar emprendió viaje a Estados Unidos, donde estudio marketing y gestión deportiva mientras, como ahora, jugaba al fútbol más como distracción que como parte de su formación.

Al regresar a España, hace ya más de un año, dirigió su vida laboral hacia otros frentes diferentes al fútbol. “Hay que ir pensando en el futuro”, desliza, como si su edad estuviese muy encima de los 29 años que en realidad señala su DNI.

El zaguero comenzó su tarea como preparador personal pero “unos amigos” le llamaron a filas para jugar “cuando se puede” en Segunda Andaluza y no supo decir que no. “No hay un compromiso excesivo, si un fin de semana tengo que ir a Almería a ver a mi novia me marcho y no pasa nada, pero resulta bonito volver a competir de vez en cuando. Bueno, y el ratito de después con los compañeros”, confiesa.

Aquellos dos años en los que se enfundó la guayabera albinegra dejaron huella en él. “Sólo tengo buenos recuerdos, excepto la lesión, pero siempre me sentí muy querido, dentro y fuera del vestuario”, sostiene.

Tanto caló en el futbolista sevillano su relación con la Balona que sin ir más lejos la pasada Navidad pasó por La Línea para reunirse con gente como Joe, Carlos Guerra, Ismael Chico, que siguen en el club, o Mateo y Olmo, que han dirigido sus pasos a la Premier League de Gibraltar.

“Siempre es bonito ir por allí, ver a la gente, saludar, se te vienen a la cabeza muchas cosas buenas” explica, al tiempo que admite que entre las mejores sensaciones, como las de casi todos los que tuvieron la suerte de vivirla “la eliminatoria con el Athletic de Bilbao en la Copa”.

Manu elogia la temporada que está realizando la Balompédica (“me sentía orgulloso cuando oía hablar de ella por sus éxitos en los medios nacionales”), se congratula por los elogios que recibe el meta Javi Montoya (con el que coincidió en la cantera del Betis) y no desaprovecha la opción de deslizar un elogio para la que fue su hinchada: “Un equipo que tiene esa afición ya tiene una parte del trabajo hecho”, sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios