Real Balompédica Linense Igor Martínez se despide del fútbol dando las gracias a la Balona

  • El extremo vasco asegura que su carrera fue "un camino largo y bonito"

Igor Martínez, con la camisola albinegra, durante el Balona-Cádiz de la pasada pretemporada Igor Martínez, con la camisola albinegra, durante el Balona-Cádiz de la pasada pretemporada

Igor Martínez, con la camisola albinegra, durante el Balona-Cádiz de la pasada pretemporada

El extremo Igor Martínez ha hecho oficial su más que conocida decisión de colgar las botas a los 31 años en una emotiva carta en sus redes sociales, en la que muestra sus sentimientos en el momento de comenzar a ejercer como segundo entrenador del San Ignacio (el tercer equipo del Deportivo Alavés) y en la que, entre otros, muestra su agradecimiento a la Real Balompédica Linense, su último club, en el que una lesión en la planta del pie precipitó su salida de la competición.

Llegó el día que nunca pensé que podría llegar. Y menos tan pronto y de esta manera. Decir adiós, un día importante y difícil a la vez. Pero, aunque me esté despidiendo, siempre estaremos unidos", escribe el banda, dirigiéndose al fútbol.

Quiero dar las gracias a todos los que me habéis acompañado en este bonito camino y todos los clubes en los que he estado: Athletic Club, Lugo, UD Melilla, Real Balompédica Linense y, en especial, al Deportivo Alavés, donde he crecido como jugador y como persona, y donde pude cumplir mi sueño de jugar en el primer equipo", escribe Igor Martínez, al que sus dolencias en un pie obligaron a abandonar la competición con la Balona en el mercado de invierno de la 2019-2020 con el compromiso de regresar, algo que la evolución de su lesión ha impedido que suceda.

"Ha sido un camino largo y bonito, con buenos y malos momentos”, reflexiona. “Haciendo balance, sin duda, ha merecido la pena. He podido dedicarme profesionalmente a lo que siempre me ha gustado y, echando la vista atrás, me doy cuenta de lo afortunado que he sido, tanto en la parte profesional, como en la personal. Me siento orgulloso de los esfuerzos, los sacrificios, los errores y aciertos cometidos",

"Me habría gustado seguir unos años más, pero mi pie ha dicho basta me quedo con los buenos momentos de felicidad. Me has dado tanto que tengo mucho que devolverte. Así que, te prometo no alejarme", redacta en las últimas líneas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios