Algeciras

Algeciras vuelve a reclamar dos jueces de refuerzo de forma “urgente”

  • La sobrecarga de trabajo llega a niveles máximos

  • Se suma a otro problema: nadie quiere las plazas de la comarca

Palacio de Justicia de Algeciras Palacio de Justicia de Algeciras

Palacio de Justicia de Algeciras / Erasmo Fenoy

Los jueces de Algeciras llevan meses predicando en el desierto. O más bien, clamando en él. La sobrecarga de trabajo que sufren derivada del aumento de las operaciones contra el narcotráfico ha derivado en una situación ya insostenible: jornadas interminables, procedimientos que se multiplican con un largo listado de investigados. Los órganos judiciales están al borde del colapso y los jueces de Algeciras vuelven a demandar que se envíe a dos de refuerzo para aliviar esa carga de trabajo.

Esa es la petición que remitirá al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía el juez decano, Alberto Ruiz. Hace unos meses ya se formuló la solicitud de dos magistrados más: uno que pudiera dedicarse a las macrocausas de la droga y otro para reforzar el trabajo diario de los juzgados. El TSJA denegó la petición, pero en una reciente reunión con la ministra de Justicia, Dolores Delgado, esta comprometió la llegada de los refuerzos necesarios al Campo de Gibraltar. Así que “volveremos a formular la petición, porque ya hemos llegado a un punto máximo de carga de trabajo y saturación”.

El juez de instrucción interviene en múltiples formas en las investigaciones policiales. Para su desarrollo, las fuerzas de seguridad tienen que contar con autorizaciones judiciales para los registros, intervenciones telefónicas, balizamientos de vehículos. Los jueces tienen que regularizar la situación de los múltiples detenidos. Como muestra un dato: cada juzgado de Instrucción de Algeciras tramitó el año pasado una media de 100 diligencias previas por delitos contra la salud pública, más de un caso al día relacionado con el tráfico de drogas. Y esos casos se suman a la ya existente sobrecarga de trabajo: atendieron 375 expedientes de internamiento en el Centro de Internamiento de Extranjeros cada uno en 2018 y en las guardias de verano han llegado a atender a 200 detenidos por juzgado.

Y no son solo los jueces, recuerda el decano de Algeciras; los letrados de la Administración de Justicia también están saturados, con una sucesión de registros que no acaba.

En esa coyuntura, la detención del jefe de la Policía Judicial ha sido un mazazo más al tratarse de una persona clave en la relación con los juzgados en la lucha contra el narcotráfico.

La situación es tan difícil que en el Palacio de Justicia se están encontrando con otro problema: los magistrados no quieren venir al Campo de Gibraltar. El número 2 está ocupado por una jueza sustituta, después de quedar vacante en el concurso para cubrir la plaza. Ahora hay que sacar a concurso otra plaza, la del nuevo juzgado de Instrucción 5. Y la jueza de Violencia sobre la Mujer también se va, por lo que su plaza también tendrá que salir a concurso.

Mientras no se cubran, tendrán que ser ocupadas por jueces sustitutos, “profesionales magníficos, pero para los que hay un presupuesto limitado”, explica Ruiz. Al final serán cubiertas, espera el decano, pero en la tercera convocatoria, la destinada a jueces con menos experiencia. Para hacer frente a la situación, insiste, es imprescindible el refuerzo, acompañado de otro de funcionarios, competencia de la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios