Análisis

francisco andrés gallardo

Schitt's Creek

Cuando vean a Catherine O'Hara como la diva decrépita Moira se preguntarán ¿de qué me suena esta cara? Pues de Solo en casa. Era la madre generosa y olvidadiza de Macalauy Culkin. Debió tener oportunidades mejores. Ella es una canadiense con una gran vis cómica y lo está demostrando en Schitt's Creek, que en EEUU representa lo que el humor manchego para nosotros. Como si Museo Coconut hubiera sido una serie portuguesa.

Hay un tanto de reconocimiento al país vecino, al que siempre se les ha mirado por encima del hombro, en el rendido homenaje de los Emmy a esta comedia ya concluida. Se emite en Pop TV, que en España sería como si la pasaran por Caza y Pesca, y al cabo de seis años y 80 capítulos los académicos la han descubierto como una sitcom de ricos palurdos y palurdos auténticos. Un garabato sobre el declive social en el que más o menos en estos tiempos de pandemia podemos temer en cada uno de nosotros. A los Rose se les vino abajo, de sopetón, el negocio de los videoclubes (un guiño indirecto a la voracidad seriéfila de las plataformas), y han tenido que salir a duras penas adelante con todas sus ínfulas de grandeza aún en los bulbos del cogote. Una larga parábola de no aceptar la realidad.

Por comparaciones con series de abuso por el uso en las parrillas, no tiene gags tan contudentes como los de Modern Family aunque sí tiene historias con el tonode subtexto de Big Bang. Pero tiene más que ver, para entendernos, con el universo chanante, no apto para todas las mayorías. Siete Emmy del tirón para una serie que pasó desapercibida durante seis años nos habla un poco de remordimientos en la Academia. Schitt's Creek, un pueblo que en castellano sería Arroyo Mierdoso, es el lugar donde sin un centavo recala la familia de adinerados, con una hija pija y un hijo homosexual que se niega a la decadencia. Padre e hijo han sido premiados, padre hijo en la realidad y en la ficción,Dan y Eugene Levy. Un detalle más de lo artesanal frente a la grandilocuencia de las plataformas potentes, que han quedado un poco en evidencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios