Sucesos

“Para acabar con los exhibicionistas es fundamental presentar denuncia”

  • Desde la Unidad de Atención a la Familia y Mujer de la Policía Nacional (UFAM) advierten del aumento de estos delitos y de la violencia entre los adolescentes influenciados por internet

Mariposas contra la violencia de género en una rotonda de Chiclana en una imagen de archivo. Mariposas contra la violencia de género en una rotonda de Chiclana en una imagen de archivo.

Mariposas contra la violencia de género en una rotonda de Chiclana en una imagen de archivo. / Sonia Ramos

Una joven camina por la acera con paso acelerado. Un mechón de pelo le cae sobre la cara escondiendo su mirada huidiza. Llega la noche en una población gaditana. Al fondo, un hombre de mediana edad se le acerca. Tiene una mirada codiciosa. La joven intenta esquivarlo en vano. El tipo la agarra, la manosea, ella grita, pide ayuda, él le muestra sus genitales hasta que la chica consigue escapar. Su pesadilla no ha hecho más que empezar. Se siente ultrajada. Duda si denunciar los hechos a la Policía. Un amigo le aconseja hacerlo. Buen consejo. Claro que sí. Porque sin denuncia no hay constancia. Con ella, el depredador sexual, el exhibicionista, caerá. Tarde o temprano caerá.

El caso relatado es tan real como otros muchos. En Cádiz capital, pero también en otras localidades de la provincia, no son inusuales. Juan Feu, subinspector de la UFAM, la unidad de la Policía Nacional que se encarga de investigarlos, lo confirma. “Llevamos todo asunto relacionado con violencia familiar, ya sea de género hacia mujeres o violencia doméstica dentro de lo que es el núcleo familiar. También delitos relacionados con la actividad sexual. Además atendemos temas de menores, incluso sus desapariciones”.

Sobre el activo exhibicionista que ha estado actuando en Cádiz contra jóvenes indicó que “de por sí Cádiz es una ciudad tranquila. De vez en cuando surgen personas que se dedican a exhibir sus partes o a tener prácticas masturbatorias ante menores o mujeres, de vez en cuando, pero crea alarma social. Lo hacen cerca de colegios y los padres, como es lógico, se asustan”.

Sobre el tema que nos ocupa indicó que “llegaron una serie de denuncias por exhibicionismo y tocamientos hacia menores e incluso hacia alguna joven mayor de edad. Lo que siempre pedimos es que se denuncien los hechos, porque eso queda en el recuerdo, se archiva todo y te puede abrir una línea de investigación que resuelve delitos mirando para atrás hasta cinco años”.

En este caso en concreto, por las similitudes del individuo, llegaron a la conclusión de que era la misma persona. “Un par de víctimas aportaron fotografías y haciendo gestiones se logró identificar y se le detuvo. Se le impuso unas medidas de alejamiento hacia las víctimas y está a la espera de juicio”.

Pero cuál es el perfil de este tipo de personas. “Es complicado definir. Evidentemente hablamos de gente que no está en sus plenas facultades mentales, porque a nadie se le ocurre hacer eso, tocar a alguien sin su consentimiento o mostrar sus partes. Hay personas mayores y jóvenes. Normalmente son hombres. Los hay de todas las edades y de todas las clases sociales. Hay gente con su trabajo, y hasta familia perfectamente sociabilizado, y se dedican a este tema del exhibicionismo. Pero también hay gente que viene de familias desestructuradas. Hay gente que se sorprende de que alguien cercano pueda cometer hechos así”.

El subinspector lamenta la violencia entre los menores. “Hay mucha violencia entre los chavales. Los adolescentes, bien por el consumo de redes sociales o videojuegos, tienen una actitud muy desafiante ante la primera autoridad que tienen, que es la de los padres, y tenemos casos lamentablemente, bastantes casos, de violencia familiar hacia los padres y también hacia las parejas. Es preocupante como estamos educando a nuestros jóvenes. Estamos consumiendo violencia constantemente. Eso se nota. Nos estamos encontrando chavales de 14 o 15 años muy violentos, que destrozan sus casas, pegan a sus padres, cosas que sorprende. Yo llevo 30 años en la Policía y he empezado a ver esto de unos años para atrás”.

Juan Feu, subinspector de la UFAM, advierte que hay delitos que se resuelven echando la vista atrás

Hay que tener en cuenta que internet es un campo abierto para el delincuente. “Con tener unos conocimientos informáticos básicos les vale. Usan aplicaciones de compra y venta, anuncian productos que no venden y estafan a personas. Lo ven tan fácil”.

En San Fernando este tipo de delitos tecnológicos están a la orden del día. “Es una ciudad pequeña y se ve que hay un grupo de chavales, gente joven, que ha encontrado una manera de delinquir desde casa y piensan que el delito no es tan grave. Hay un grupo muy activo. Luego se localizan, claro, porque todo lo que nos comunican lo investigamos. Por eso animamos a denunciar aunque la estafa sea de 25 euros, porque 25 de aquí, 25 de allá, 25 euros a 100 personas, así un día tras otro, al final hablamos de sumas importantes. Se convierte en su medio de vida. Se puede denunciar de muchas maneras, que no es necesario ir a una comisaría, por lo menos para que tengamos conocimiento de esas actividades”.

Un tema delicado es el acoso escolar. “Hay acoso escolar en todos los centros, en casi todos, chavales de 12 a 16 años. Llevamos muchos casos. A veces logran corregirlo desde el propio entorno escolar, pero otras veces tenemos que intervenir. Tenemos bastantes denuncias. El chaval que lo padece sufre mucho. Algunos adultos lo ven como una tontería, pero ellos lo padecen. La toman con un crio o una cría. Hoy todo el mundo usa redes sociales. Le ponen mote, le hacen la gracia pero por esa falta de madurez no entienden que a la víctima le provoca un trastorno importante. No siempre tienen que ser agresiones físicas, pueden ser psicológicas que le hace daño a chavales en plena maduración”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios