Gestión municipal

La Línea aplaza hasta julio la aprobación del PGOU, la devolución del canon del agua y el presupuesto

  • El alcalde, Juan Franco, justifica la iniciativa en no tomar decisiones "de calado" que afectarán de lleno a la próxima Corporación que se forme tras las elecciones de mayo

Juan Franco, alcalde de La Línea. Juan Franco, alcalde de La Línea.

Juan Franco, alcalde de La Línea. / Erasmo Fenoy

El equipo de gobierno de La Línea, que encabeza Juan Franco, ha acordado este viernes aplazar tres asuntos estratégicos para la ciudad hasta que se constituya el próximo gobierno municipal resultante de las elecciones locales del próximo 26 de mayo. 

Se trata de la aprobación inicial del avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la devolución de 7,2 millones de euros del canon inicial del agua para promover una rebaja del recibo y la aprobación del presupuesto municipal para este año. 

La decisión se ha anunciado tras la celebración de una reunión de la comisión de seguimiento de los trabajos del PGOU. "Pese a que el expediente está completo y con todos los informes favorables, hemos decidido que por criterios de oportunidad no vamos a llevar el tema al Pleno del 2 de mayo", ha explicado Franco. 

El alcalde ha resaltado que el PGOU es un asunto "de calado" que no se puede dejar a la Corporación que se constituya a partir del 15 de junio porque puede estar "de acuerdo o no". "Consideramos que si somos los encargados de continuar la gestión de la ciudad, será un expediente que se lleve a Pleno pero cuando toque, en el primer pleno ordinario del mes de julio de 2019", ha puntualizado el alcalde. 

Lo mismo sucede con la decisión del gobierno local de devolver a Aqualia 7,2 millones de euros pendientes del canon inicial como primer paso para promover una rebaja del recibo del agua. El canon inicial, de 9,5 millones de euros que la Mancomunidad abonó al Ayuntamiento en 2014, debía amortizarse a favor de la empresa concesionaria Aqualia (con intereses) en 12 años aunque el equipo de Juan Franco está en disposición de liquidar el pago. 

"También hemos decidido no llevarlo a pleno. Es una inversión de 7,2 millones de euros y entendemos que quien esté gobernando puede no estar de acuerdo. Lo mismo sucede con el presupuesto, que se aprobará en el próximo mandato. No queremos dejar atado de pies y manos a otro gobierno. Creo que estamos haciendo un ejercicio de honestidad política. Quizás haya quien no lo entienda, pero creemos que es lo más conveniente para esta ciudad", ha valorado Juan Franco.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios