Juan M. / Marqués Perales

El PSOE pone hoy a prueba un granero de votos que se desfonda

Rubalcaba, González, Guerra y Griñán participan en Dos Hermanas en el principal acto de campañal. El CIS augura un vuelco exacto en la comunidad: el PP obtendría los mismos diputados que tiene el PSOE.

LA joven democracia española ha ido creando una serie de axiomas electorales que no se han enfrentado al esclarecedor paso del tiempo, elemento que devora hasta los postulados científicos seculares. Uno de éstos mantiene que Andalucía es el granero de votos del PSOE, y en ello han creído con una fe ciega los socialistas; también, una buena parte de la derecha más agresiva, que supuso que los andaluces llevaban incrustado en su ADN una suerte de gen cautivo que les hacía votar siempre al puño y la rosa. Las elecciones generales del 20-N no sólo pueden derribar este paradigma, sino darle la vuelta: Andalucía, de granero de votos socialistas a sostén del Partido Popular.

La encuesta publicada ayer por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) da cuenta de un auténtico vuelco electoral en España y en nuestra comunidad, que si anteayer era uno de los focos de la campaña, desde hoy es el epicentro. Según el CIS, cambiaría el balance. El PSOE pasaría de aportar sus 36 diputados actuales en el Congreso a 24 ó 25, mientras que el PP transformaría sus 25 en 34 ó 35. Un vuelco casi puro que se conseguiría gracias a que el PP obtendría un diputado de más en todas las provincias, menos en Granada y Málaga, donde sumarían dos más. El PSOE perdería de 10 a 11 escaños, porque uno sería de IU.

Esta mañana, en el antiguo velódromo de Dos Hermanas, el PSOE andaluz intentará demostrar que aún es un partido fuerte, capaz de reunir a 30.000 personas en la ciudad más importante de Andalucía donde los socialistas conservaron alcalde después de la debacle de las municipales. Al candidato Alfredo Pérez Rubalcaba le acompañarán el ex presidente Felipe González, el presidente andaluz José Antonio Griñán y el cabeza de lista de Sevilla, Alfonso Guerra. Sólo faltará en el estrado de oradores ese hombre llamado Manuel Chaves, que fuera presidente de la Junta desde 1990 hasta 2009, y hoy es número uno en la lista por Cádiz. Un gran invitado de honor que dice mucho de las cuitas internas del PSOE andaluz.

Otro de los argumentos que se terminan instalando como axiomas mantiene que los mítines ya no sirven para nada. Bien, hoy hace poco más de dos años, el 27 de septiembre de 2009, el PP andaluz convocó un mitin de Mariano Rajoy en este mismo recinto, el velódromo de Dos Hermanas; entraron 25.000 personas y unas 5.000 se quedaron en la calle. Del contenido de los discurso casi nadie se acuerda ya, sólo que Rajoy aseguró que Zapatero iba a subir hasta el IVA de "las chuches" cuando el hijo de un candidato se acercó demasiado al atril desde donde hablaba. El candidato es hoy el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y en efecto, el mitin de Dos Hermanas le sirvió al PP para explicar a su militancia que sus dirigentes habían dejado de creer que Andalucía era el granero de votos del PSOE. Fueron a sacar músculo, y las agujetas le duraron unos cuantos días. Dos años después, el 22 de mayo, día de las elecciones municipales, lograron vencer por vez primera en la comunidad con un margen de 7,2 puntos. Según el CIS, la ventaja sería aún mayor el 20 de noviembre. Un hecho a considerar es que en Cataluña, otro de los sustentos históricos socialistas en las generales, no se daría el efecto andaluz: allí, el PSC seguiría siendo mayoritario.

La secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, aseguró que las encuestas "no nos van a arrugar" y mantuvo "que hoy por hoy, el resultado está en el aire". Los socialistas confían en que el mitin de Dos Hermanas se conviertan en un revulsivo para cambiar una tendencia que, de confirmarse, no sólo llegará hasta el 20-N, sino hasta las elecciones autonómicas de la primavera del próximo año. En Fuente Palmera, Griñán instó a en Andalucía frene "la ola conservadora que viene de Europa", y los dirigentes socialistas se aferraron al 32% de indecisos que arroja el CIS como a un salvavidas demoscópicos. Este sondeo, no obstante, sigue considerando a Rubalcaba como el que aporta más confianza, aunque Rajoy sería, en opinión de los encuestados, mejor presidente.

Rubalcaba mantuvo por la mañana un encuentro con jóvenes en la sede de Ferraz, y dedicó toda la tarde a preparar tanto el mitin de hoy como el curso de la campaña. No pocas voces en el PSOE consultadas por este medio consideran que el candidato debería de girar el tono de su campaña para volverla más agresiva. El candidato socialista estará en todas las provincias andaluzas a lo largo de estas dos semanas de campaña, y Mariano Rajoy volverá otras tres veces, a Málaga, Sevilla y Huelva, ciudad donde estará el viernes 18, horas antes de culminar la carrera hacia las urnas. El candidato popular iba a estar el domingo en Sevilla, pero suspendió el acto para prepararse el cara a cara del lunes en televisión.

El PP ya ha fijado los objetivos de la campaña en las provincias de Huelva, Sevilla y Jaén, los lugares donde no ganaron en las municipales y quieren vencer en las generales. Huelva es la única circunscripción donde el CIS no le asegura un diputado de más al PP. Sin embargo, donde se está desarrollando una campaña muy dura es en Cádiz, una provincia que ha perdido un escaño por caída de la población, y en la que Manuel Chaves se presenta de lista de cartel. Además, Rubalcaba es actual diputado gaditano. El caso es que en Cádiz, IU podría obtener un diputado, y el PP, aunque ganase por votos, se quedaría con los mismos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios