Balonmano | Juegos Olímpicos de Tokio Jennifer Gutiérrez: "Si Algeciras se siente orgullosa de mí, más lo estoy yo de haber crecido allí"

  • La algecireña, la primera mujer olímpica de la ciudad, toma el testigo de Enrique Talavera

  • Debutó con las Guerreras en 2017 y ya es una de las referentes: "Cuando empecé era un manojo de nervios, compartía vestuario con las jugadoras a las que admiraba", recuerda

La internacional algecireña Jennifer Gutiérrez.

La internacional algecireña Jennifer Gutiérrez. / E. S.

Jennifer Gutiérrez Bermejo acaba de ascender al Olimpo del deporte de Algeciras. Esa niña que hace casi dos décadas empezó a descubrir el balonmano en su ciudad es ahora una mujer de 26 años que brilla como una de las mejores jugadoras de España. La vigente subcampeona del Mundo con las Guerreras ha aterrizado este domingo en Japón para cumplir el sueño de disputar sus primeros Juegos Olímpicos, los de Tokio. La deportista, la primera algecireña olímpica, va a recoger el testigo de su paisano Enrique Talavera, el único algecireño que hasta ahora había vivido unos Juegos (Seúl 1988 y Barcelona 1992). 

-¿Qué hoja de ruta tiene la selección?

-Estamos concentradas y ya vamos directas a Tokio [nos atiende justo antes de salir de viaje]. Estuvimos en Andorra y después fuimos a Valencia, donde jugamos dos amistosos contra Rumanía. Luego nos vinimos a Madrid, donde hemos entrenando mañana y tarde antes de volar.

-¿Cómo se entera de que oficialmente es olímpica?

-Empezamos la concentración con 22 jugadoras. El seleccionador ya tuvo que hacer un descarte de cuatro en la primera fase y fue en esta última concentración. Tuvimos una reunión y una charla en la que el entrenador tuvo que dar la noticia de cuáles eran las jugadoras elegidas para Tokio.

-¿Qué sensación le entra a una por el cuerpo?

-En el momento fue una situación de mucha alegría aunque también agridulce por las compañeras que no van. Llevas preparando la Olimpiada con todas mucho tiempo y algunas de ellas no viajan, es algo complicado pero son las plazas que hay [hace una pausa y sigue]. Todas las que han currado son parte de esto. Lo hemos trabajado juntas y si esta vez no hay podido ser, por su suerte habrá Juegos dentro de tres años otra vez e iremos a muerte para intentar clasificarnos y habrá una nueva oportunidad para las que no han podido ir.

-¿A quién fue la primera llamada después de la noticia?

-Nada más salió la lista de la selección, tenía el móvil a reventar [se ríe]. Familia, amigos, mensajes en todas las redes sociales, una locura. Los primeros a los que atendí, la familia, por supuesto.

-Es una deportista referente para el deporte de Algeciras. Ha sido motivo de orgullo para la ciudad una vez más. ¿Es consciente de la admiración que despierta?

-Me siento muy arropada por mi gente de Algeciras, por mi tierra, por la gente del club en el que yo aprendí a jugar y a crecer. La verdad es que siempre que bajo no me falta absolutamente de nada, todo me lo facilitan y están muy pendientes de mí. Si ellos están orgullos de mí, yo estoy más orgullosa de haber tenido la suerte de crecer allí y haber conocido tan buenas personas.

"Estamos expectantes por ver cómo van a ser los Juegos con las restricciones"

-Debutó con la selección absoluta en mayo de 2017. ¿Ha cambiado mucho aquella jugadora con respecto a la de ahora?

-Cuando debuté era un manojo de nervios que vivía todo al doscientos por cien [Vuelve a reír]. Cuando tenía una concentración, la mayoría de mis compañeras, a las que de repente podía llamar compañeras, eran las jugadoras con las que había crecido en este deporte, admirándolas, y entonces las veía entrenando conmigo, comiendo, charlando... Yo estaba flipando. Cuando las conoces ves que son más buenas personas incluso que jugadoras, lo cual es complicado, y terminas compartiendo muchísimas cosas y adaptándose con naturalidad.

-¿Río de Janeiro era aún muy pronto, no?

-Empecé a formar parte de la selección justo después de esos Juegos. También coincidió que jugadoras de mucho peso decidieron retirarse y empezó como un proceso de renovación en la selección. La jugadora que había en mi puesto, además, puso fin a su carrera deportiva y se puede decir que me llegó la oportunidad en el momento adecuado.

-Vuelven a un sitio mágico para las Guerreras. Japón y el subcampeonato del Mundo.

-Cada vez que recordamos o aparece la palabra Japón, los vellitos de punta porque allí vivimos un pedazo de campeonato que creo que todavía todas revivimos a la perfección.

-Inevitablemente España está entre las favoritas aunque en este deporte lo de ser favorito sirve de poco.

-Es supercomplicado y nos ha tocado un grupo muy difícil en el que cualquier selección puede ganarte. Está Rusia, Francia, Brasil, Suecia... Van a ser todos finales, en ningún partido vas a poder decir que hay una favorita. Ojalá fuera así pero no lo es.

"Siempre he estado arropada por mi gente de Algeciras"

-Va a vivir unos Juegos históricos por la pandemia del coronavirus.

-Estamos todas un poquito expectantes, a ver las normas, a ver cómo va a estar aquello, las restricciones. Sabemos que tenemos que estar atentas a las PCR, a los test, llevar máscara, desinfectarnos bien y que no pase nada ni nos llevemos ningún susto. Estamos vacunadas pero no queremos ni pensar en lo peor porque ya tenemos la experiencia olímpica muy cerca.

-Este año ha sido también su año de consagración fuera de España [juega en el Borussia Dortmund]. ¿Cómo se vive en Alemania?

-Una experiencia superchula, no me arrepiento nada de haber dado el paso de salir, aunque al principio estaba algo asustada, como nos ocurre a la mayoría con un cambio tan grande. He tenido mucha suerte con el equipo, con un grupo humano de diez, y he tenido la experiencia de poder jugar la Champions League, la mejor competición del Mundo por clubes. Además conseguimos el título de Liga y fue la guinda al pastel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios