• El Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar cumple su primer cuarto de siglo el sábado 17 de julio

  • La entidad presta asistencia y suministra alimentos a casi 20.000 beneficiarios finales en la zona a través de las cerca de 90 entidades benéficas con las que colabora

Campo de Gibraltar

Banco de Alimentos: 25 años ayudando al Campo de Gibraltar

Visita al Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar, en La Mencha

Escrito por

María García Bermejo

Un cuarto de siglo, al servicio de los demás. La labor del Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar a lo largo de los últimos cinco lustros lo ha convertido, especialmente por la constante labor de su equipo de voluntarios, en una de las entidades sociales más valoradas y reconocidas de toda la comarca. Esta actividad de servicio y valor comunitario, que presta asistencia a casi 20.000 beneficiarios finales de la zona, celebra el próximo 17 de julio el 25 aniversario de su fundación.

EuropaSur ha visitado el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar para conmemorar el día especial de su 25 aniversario. José Serrano, presidente del Banco de Alimentos y su vicepresidente, Juan Carlos Herrero, nos reciben en una mañana donde no hay pausa para el trabajo de los voluntarios y el reparto de alimentos.

Mucho han cambiado e innovado los tiempos la organización de las recogidas, el reparto y la metodología en el trabajo diario de la entidad a lo largo de estos 25 años. "Lo que no sabemos es si esto va a sellar de continuo la forma de pedir alimentos. Ahora la gente aporta la cantidad de quieran al Banco de Alimentos, pero no sabemos si algún día volveremos a la otra situación, a la de ir con los voluntarios a pedir alimentos", apunta el presidente de la entidad, José Serrano.

Una historia que comenzaba con la firma del acta de intenciones de un grupo de 10 emprendedores de la comarca para poner en marcha la Asociación, en una reunión celebrada el 29 de mayo del año 1996, y que culmina con su inscripción como tal el 17 de julio de ese mismo año, con Estaban Robles González en el papel de presidente Fundacional del Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar.

Vicepresidente, Juan Carlos Herrera y el presidente de la entidad, José Serrano Vicepresidente, Juan Carlos Herrera y el presidente de la entidad, José Serrano

Vicepresidente, Juan Carlos Herrera y el presidente de la entidad, José Serrano / María García Bermejo

Desde entonces, son muchas las personas que ha colaborado durante todo este tiempo con el banco, pero "mención especial merecerían el histórico de presidentes por su especial dedicación": Esteban Robles, José Cabello y en la actualidad, tras tomar el relevo en 2016, José Serrano. Durante ese tiempo, también ha ido creciendo y ampliando sus instalaciones con diferentes cambios de sede, desde aquella primitiva en la Av. Agua Marina, pasando por el Cortijo Real, hasta las dos naves con las que cuenta en la actualidad en el Polígono Industrial de La Menacha.

El Banco de Alimentos presta servicio a todos los municipios del Campo de Gibraltar, atendiendo a las demandas coordinadas por las diferentes entidades colaboradoras e incluso interviniendo con total garantía en momentos puntuales. "La situación actual es que las instituciones de reparto solo nos tienen que llamar y enseguida se lo damos, en cantidad proporcionada al volumen de las familias y a la situación", señala José Serrano.

El Banco de Alimentos durante la pandemia

La irrupción de la pandemia del Covid-19 cambió por completo todos los planes, haciendo aún más visible la frágil situación de muchas familias. Por ello, el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar desempeñó un papel fundamental y clave en todos estos momentos tan trascendentales. "La pandemia incrementó muchísimo las necesidades a partir del mes de marzo de 2020 y supuso un cambio en el funcionamiento del Banco de Alimentos. Hasta aquel entonces nosotros nos nutríamos de captación de alimentos de los grandes supermercados y grandes superficies con recogidas periódicas, y eso quedó totalmente paralizado a partir de esa fecha. De hecho, la recogida física de alimentos no hemos podido volver a hacerla", indica Juan Carlos Herrera, vicepresidente de la entidad.

Una circunstancia y un contexto completamente inesperado y adverso que llegó a afectar en algunos picos a más de 22.000 personas en la comarca, cuyas necesidades fueron atendidas sin haber cerrado ni un solo día sus instalaciones, ni siquiera en los momentos más duros del confinamiento. "Nos hemos hecho PCRs constantemente, no se ha cerrado ni un solo día de la pandemia y estamos en primera línea", comenta Serrano. La cifra se vio incrementada cuando al inicio de la pandemia se situaba en torno a 16.000 personas los usuarios finales de estas ayudas. "La principal llamada de atención a realizar es que se conozca a qué colectivos llegamos y a qué población estamos ayudando. Es una labor muy complicada y muy necesaria y ese trabajo requiere la movilización de mucha mercancía todos los días y es necesario la mano de obra", puntúa Herrera.

"No ha quedado ninguna institución a la que faltarle alimento durante todo este tiempo”

Sin duda, una compleja situación, actualmente algo más normalizada, a la que se pudo hacer y se sigue haciendo frente gracias a "la respuesta de la sociedad a través de las donaciones de particulares, empresas y constituciones, nos han permitido solventar esas necesidades". De esta manera y gracias al apoyo, el Banco de Alimentos tiene la capacidad de atender al incremento de necesidades, una demanda "que ha supuesto un 40% más que el año 2019".

Todo ello se consigue gracias a las ayudas y subvenciones que llegan de diferentes instituciones y administraciones, europeas, nacionales, provinciales y locales; además de las diferentes aportaciones de empresas de la comarca (de manera destacada las procedentes de las grandes industrias del arco de la Bahía), así como de donaciones de  particulares y de las entrega de alimentos, gracias a las campañas de Grandes Recogidas y las Operaciones Kilo en numerosas grandes superficies y centros de alimentación y, especialmente, gracias a la colaboración de los voluntarios, la auténtica alma del proyecto, que han llegado a superar la cifra de 1.200 en algunas campañas.

Voluntarios en el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar Voluntarios en el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar

Voluntarios en el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar / María García Bermejo

La situación presente del Banco de Alimentos

La situación presente del Banco de Alimentos presenta una necesidad principal, que según señala el vicepresidente, se basa en "recursos de apoyo humano más que medios técnicos y económicos. Nos hace falta más apoyo de voluntariado aquí en las instalaciones". En la actualidad, el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar presta cobertura y suministra bienes a más de 20.000 beneficiarios finales, una cifra superior en casi un 33% a la de los últimos años, y que se ha visto impulsada por la crisis generada por el coronavirus.

El Banco de Alimentos cuenta con dos tipos de voluntarios. Por un lado, los voluntarios estructurales, quienes están en las instalaciones trabajando constantemente; y los voluntarios circunstanciales, siendo quienes colaboran en las grandes captaciones de recogida de alimentos en los supermercados. Por lo que, haciendo un recorrido por la ayuda recibida, así como la demanda para el futuro, el vicepresidente destaca que "en el número de voluntarios estructurales, sí que hemos notado una disminución a partir del inicio de la pandemia y nos hemos visto limitados, pero en cuanto a número de voluntarios coyunturales que colaboran con nosotros en las grandes recogidas, no estamos teniendo problemas". Sin ir más lejos, "la gran recogida de 2019 que fue la última que pudimos desarrollar de forma tradicional, participaron unos 1.300 voluntarios en la comarca durante ese fin de semana", añade Juan Carlos. "Gracias a Dios, el año pasado y en el presente hemos tenido aportaciones dinerarias que estamos gastando en comprar alimentos", comenta el presidente del Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar, José Serrano.

Más que kilos, en el Banco de Alimentos del Campo de Gibraltar hoy por hoy se habla de toneladas de comida, siendo más de 1.800 las repartidas durante el 2020 y de casi 90 entidades a las que se ayuda y suministra alimentos.

"Es un orgullo que se hayan superado estos 25 años desarrollando un servicio a la sociedad extraordinario"

Hace pocos días, el Grupo SAM colaboró en el reparto desde el Banco de Alimentos a las Cáritas de La Línea, a las parroquias de San Bernardo y La Atunara, pudiendo atender en La Atunara a 130 familias en torno a 500 personas. La recepción, almacenaje y distribución de los alimentos llegados de Europa se financia en parte gracias a subvenciones recibidas por la Unión Europea y la otra parte procedente del propio Banco de Alimentos. "En dos días se ha hecho esta entrega, siendo acogida por la gente porque significa algo muy importante", señala Serrano.

Un día para agradecer

El banco es el tercero más antiguo de los nueve que funcionan en Andalucía, y es el único de ámbito no provincial. Para ello, el principal mensaje que la entidad lanza a la comarca es gracias. "Es un orgullo que se hayan superado estos 25 años desarrollando un servicio a la sociedad extraordinario y habiendo crecido de una manera importante en este periodo en cuanto a capacidad y dotación. Lógicamente eso se puede hacer gracias al montón de manos voluntarias que han estado aportando y ayudando y a que realmente se debe el funcionamiento diario", indica Juan Carlos.

"Nos gustaría estar a la altura de las necesidades de la sociedad en cada momento, ver que ese nivel de necesidad se vaya reduciendo y que algún día dejemos de ser necesarios. Pero mientras sea necesario, lógicamente querremos estar aquí", concluye el vicepresidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios