Barómetro Joly

La corrupción política y el enchufismo escalan entre las primeras preocupaciones

  • El paro y la crisis económica se mantienen hegemónicos y son citados por casi nueve de cada diez consultados. Los políticos se afianzan en la tercera posición del ranking de preocupaciones, en el que el terrorismo es anecdótico

La corrupción política y el enchufismo irrumpen como unas de las principales preocupaciones de los andaluces. Este problema ha desplazado a otros como la vivienda, la inmigración o la seguridad ciudadana y se apuntala en la sexta posición de los principales problemas que afectan a Andalucía. Así lo opinan los andaluces consultados en el Barómetro Joly de otoño, cuyo trabajo de campo se realizó del 18 al 24 de octubre, en los días en los que ETA anunció el abandono de la actividad armada y unos días antes de que se presentasen los trágicos datos desempleo que trajo para Andalucía la Encuesta de Población Activa (EPA).

La principal preocupación de los andaluces reside una vez más en el paro, que citan casi nueve de cada diez consultados (86,4%). La crisis y la economía, como en anteriores estudios, persiste en la segunda posición (17,6%) como escudera del paro.

La mala opinión sobre la clase política que se detalla en otras de las preguntas de esta encuesta aparece de nuevo cuando se pregunta por los principales problemas de la comunidad.

En octubre de 2008, los políticos (o los partidos políticos) eran motivo de preocupación para un 6,5% de los andaluces entrevistados, porcentaje que se incrementa ahora hasta un 13,6%, abriendo distancia ya con otros de los problemas con los que compitió en encuestas anteriores, la sanidad (6%) y la educación o la falta de cultura (5,8%).

Tras ellos aparece por primera vez en una lugar destacado la corrupción y el enchufismo. Una de las incógnitas autonómicas es cómo influirá en los ciudadanos el caso de los ERE fraudulentos en la Junta de Andalucía destapado en el mes de febrero y que ha protagonizado gran parte de la actualidad andaluza en estos meses. Otros casos, como Gürtel, también ha acaparado gran parte de la agenda mediática.

Los casos de corrupción y enchufismo han ido creciendo como preocupación de los andaluces a medida que el impacto de la crisis económica se ha ido agravando. Así este problema no era mencionado en octubre de 2008, comienza a salir con timidez y ahora se consolida. En el anterior Barómetro Joly, realizado en febrero, sólo un 2,8% habían hecho alusión a este problema.

El Gobierno andaluz (1,8%) y la agricultura, la ganadería y la pesca completarían los primeros puestos en el ranking de preocupaciones de los andaluces. Porcentajes inferiores reciben los problemas sociales, la falta de inversión o de apoyo a la creación de empleo, los problemas de la juventud o la falta de crédito bancario y, por debajo de un 1% de las alusiones, estarían la calidad del empleo, la mala gestión económica, la infraestructuras o las drogas. El terrorismo, anecdótico en Andalucía como preocupación ni siquiera aparece. Tampoco la violencia de género.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios