Real Balompédica Linense Jordi Roger y once más

  • Ocho equipos, dos de ellos por partida doble, han cambiado de entrenador en un grupo IV a la cabeza de las destituciones en la categoría

  • Los tres últimos en incorporarse a sus cargos, uno de ellos el del Murcia, no conocen el triunfo

El entrenador de la Balona, Jordi Roger, da instrucciones durante el partido del pasado domingo El entrenador de la Balona, Jordi Roger, da instrucciones durante el partido del pasado domingo

El entrenador de la Balona, Jordi Roger, da instrucciones durante el partido del pasado domingo / Erasmo Fenoy

La política de proyecto a medio plazo que encabeza Raffaele Pandalone en la Real Balompédica Linense contrasta con la del fútbol actual, en el que la inmediatez se antepone a cualquier análisis. Pero mucho más a la del grupo IV de la Segunda B en la que compite el equipo albinegro. Jordi Roger, por cierto ya renovado, es uno de los doce técnicos que ha conseguido llegar en su cargo a esas tan cacareadas diez últimas jornadas. Se han producido cambios en ocho banquillos –en dos de ellos, Ibiza y El Ejido por partido doble– lo que convierte al grupo en el más difícil para desempeñar el papel de entrenador de toda la categoría, solo comparable a la trituradora en que se ha constituido la Segunda división.

Como corresponde a una competición en la que no existe la paciencia la primera destitución no se hizo esperar. Se produjo en la quinta jornada. Ñoño Méndez (ex del San Fernando) fue destituido en la UD Ibiza para ceder su puesto a un ilustre, el exguardameta internacional Andrés Palop.

En la séptima se produjeron ya dos relevos de una tacada. En el CF Villanovense, la de José Manuel Roca, relevado por el exbalono Julio Cobos, que precisamente debutó en el Municipal de La Línea, y en el Atlétco Malagueño dimitió Dely Valdés, que cedió su plaza al exalgecirista Manolo Sanlúcar.

En la undécima jornada llegó el adiós a Patxi Salinas que acabó su labor en el CD Badajoz para que ocupase el cargo el exjugador del Cádiz Mehdi Nafti, con el que el equipo pacense arribó el pasado domingo a suelo linense.

La decimoctava fecha tenía reservada la despedida de Rafael Pérez Padilla en el Marbella FC, sustituido por David García.

En la siguiente, el relevo llegó al CD El Ejido, con la caída de Alberto González, cuyo puesto pasó a ser ocupado por José Sevilla.

Sin solución de continuidad el incombustible Rafael Carrillo Falete se vio forzado a dejar el Atlético Sanluqueño en la vigésimo primera jornada. Paradójicamente el cargo fue ocupado por uno de los que había sido sus jugadores, Abel Gómez.

Tras la vigésimo cuarta jornada, apenas con cinco semanas para poder poner en pie su trabajo, José Sevilla fue invitado a dejar el banquillo del CD El Ejido, convirtiéndose de esta manera el equipo del Poniente almeriense en el primer club que protagonizaba dos destituciones en el presente curso. El beneficiado fue el exbalono Manolo Ruiz, que ya había sonado tanto en verano como tras la marcha de Alberto González.

Los dos últimos cambios son bastante recientes. Javi Motos, preparador del filial, el Imperial, se hizo cargo en detrimento de Manolo Herrero de Real Murcia que el domingo recibe a la Balona. En principio se trataba de una solución transitoria, pero ahí sigue.

Completa el círculo la UD Ibiza de Amadeo Salvo, que es el segundo equipo que ha doblado cambios en esta andadura. Palop también fue relevado de sus funciones y llegó el exsevillista Pablo Alfaro. En otra de las paradojas en las que se ha constituido este ir y venir de técnicos, Ñoño Méndez, el entrenador que había comenzado la temporada, el primero en ser destituido en toda la competición, ha regresado al club balear, ahora como segundo de Alfaro.

Un dato muy relevante de hacia dónde lleva este trasiego de entrenadores. Entre los tres últimos en llegar a sus respectivos cargos suman ya ocho partidos: aún no han celebrado una victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios