Real Balompédica Linense La Balona del hoy tutela a la Balona del mañana

  • Los albinegros clausuran su campus estival, con récord de participación

  • El club inculca a los chavales conocimientos futbolísticos y sobre todo, valores

Los participantes y monitores en el campus, con Pandalone e Ismael Chico en primer término

Los participantes y monitores en el campus, con Pandalone e Ismael Chico en primer término / Erasmo Fenoy

La Real Balompédica Linense ha dado por clausurado este viernes su II campus de verano. Dos años han bastado para que la cita que organiza la entidad albinegra en el campo Virgen del Carmen de la populosa barriada de La Atunara se haya convertido en un referente no solo en La Línea, sino en todo el Campo de Gibraltar, porque no son pocos los niños de poblaciones limítrofes que responden a la convocatoria. Ciento treinta alumnos, algunos de ellos de categoría babé, han aprendido durante desde el pasado 28 de junio en horario matinal un montón de conceptos futbolísticos y, lo que es más importante, valores como el orden, el respeto, el compañerismo y la solidaridad que el club pretende que sean santo y seña de su cantera.

El presidente de la Balona, Raffaele Pandalone, ha presidido, sin apartar ni un momento la mirada de su teléfono móvil -es el momento de cerrar fichajes- el simbólico acto con el que se pone fin a la actividad estival, la entrega de diplomas, el reparto de regalos y el sorteo de las camisetas donadas por exbalonos como Tete Morente, Kibamba, Stoichkov, Pirulo, Liam Walker, así como el cadista José Mari, y la del todavía albinegro Alhassan Koroma, que estará presente con Sierra Leona en la fase final de la Copa de África que se celebrará en enero en Camerún.

Los chavales han disfrutado además durante estos quince días de actividad de la visita del centrocampista Manu Molina, que ha ascendido a Segunda con la UD Ibiza y quien, por supuesto, también dejó su camisola con el dorsal número ocho para que fuese sorteada entre los pequeñines.

La presencia de Pandalone pone de manifiesto ese interés tanto personal como institucional de hacer crecer la cantera de la entidad, de convertir la Balona -y a su filial el Atlético Zabal- en un referente para todos los niños de la ciudad, algunos de los cuales quisieron fotografiarse expresamente con el empresario romano antes de abandonar las instalaciones.

A lo largo de estos quince días, los alumnos, que han superado en cantidad a los de la temporada pasada, se han dividido en tres grupos. Uno de ellos se ejercitaba en los dos campos de fútbol-11 del recinto en el que se centraliza la actividad del Atlético Zabal, otro se desplazaba a las populares instalaciones de Padbol Campo Gibraltar One, en Campamento (San Roque) y a diferencia de la primera edición, un tercero sí que pudo disfrutar de la enseñanza en la playa, tan apetecible en esta época del año.

La relación de la Balompédica con este campus va mucho más allá de bautizarlo con su nombre. La organización del mismo corre por cuenta del director deportivo, Ismael Chico, y de uno de los miembros del cuerpo técnico del primer equipo, Juan Mari Sánchez, quienes cuentan con el asesoramiento y la colaboración sobre el césped de otro de los ayudante de Antonio Ruiz Romerito, Carlos Guerra.

Entre los monitores y bajo la experimentada supervisión de Pepe García El Masajista, un buen puñado de exbalonos (Lolo Soler, Ezequiel, Dani y Javi Gallardo, Olmo…), jugadores del filial como Adri, Juan Ramos o Javivi, además de Sergio Luque, Polo, Benjamín Parody, David Quiñones, Jaime, Paco Aragón, Ángel y Manolito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios