Real Balompédica Linense Balona: objetivo cumplido

  • Los jugadores de la Balona se despiden de la afición y subrayan la importancia del ascenso

  • Sergio Rodríguez: "Gracias balonos, gracias linenses, gracias Real Balompédica"

  • Nacho Huertas: "Punto final a una temporada histórica"

El cartel con el que la Real Balompédica reivindica su ascenso a Primera RFEF

El cartel con el que la Real Balompédica reivindica su ascenso a Primera RFEF / RBL

El vestuario que ocupa la Real Balompédica Linense en el estadio Municipal ya está en silencio. Los jugadores y técnicos que han llevado al centenario conjunto de La Línea hasta la Primera RFEF han emprendido –casi todos- el viaje de regreso a sus lugares de origen y se han despedido a través de las redes sociales de la entidad y de la afición, porque en algunos casos ya no portarán más la guayabera albinegra. La caseta envía un mensaje inequívoco y repetido: el objetivo está cumplido. Una reivindicación que se antoja oportuna después de que las desafortunadas dos últimas jornadas que siguieron al ascenso hayan dejado un regusto amargo entre muchos de sus aficionados.

Las derrotas a manos del Córdoba (0-5) –sobre todo- y del Sevilla Atlético (3-1) han oscurecido el hecho de que la Balona ha alcanzado, dos jornadas antes del final, el reto que se marcó cuando comenzó la temporada: militar la próxima campaña en la Primera RFEF (Liga Pro), dejando atrás a clubes del prestigio y el potencial económico de Córdoba, Real Murcia, Recreativo de Huelva o Marbella, por citar solo los del grupo D.  Con su actual estructura y un estadio que hasta que comiencen las obras de reforma se encuentra en un estado lamentable, la Segunda división es, en este momento, casi una utopía.

Los jugadores disfrutaron de lo lindo tras consumar su salto a la categoría de nuevo cuño la semana siguiente a consumarlo con el empate en la Nueva Condomina ante el Real Mucia, pero luego se han tornado los ánimos y su despedida se produce ahora a través de las redes sociales y sus argumentos llevan implícito el recuerdo de que lo realmente importante estaba ya hecho.

Sergio Rodríguez, primer capitán, se marcha a casa para “recargar pilas” y expresa un deseo: “Ojalá el año que viene podamos disfrutar de nuevo juntos”.

“Disfrutemos de lo logrado que tiene mucho mérito”, subraya el talaverano. “Ha sido un honor ser el capitán de este equipo e intentar inculcar lo que significa este escudo y esta camiseta. Hemos conseguido un hecho histórico que nos acerca al fútbol profesional y ojalá podamos seguir creciendo juntos”.

“Gracias balonos, gracias linenses, gracias Real Balompédica Linense”, se despide el zaguero, que ha  defendido los intereses de la Balona las cuatro últimas temporadas.

Otro de los capitanes, José Manuel Carrasco, expresa en su estado de  WhatsApp con una expresiva imagen de Europa Sur en la que celebra la victoria sobre el Marbella en casa, su escueto recordatorio: “Objetivo cumplido”. No mucho más se extiende otro de los centrales, Mikel Fernández, que como los dos anteriores llegó a portar en alguna ocasión el brazalete de capitán de campo: “Se acabó, objetivo cumplido”.

Algunos de los que llegaron en el mercado invernal también han querido despedirse de la que ha sido su hinchada. El lateral Óscar Arroyo, que anda recuperándose de una lesión que le impidió jugar la última jornada, escribe: “Aquí acaba nuestra temporada. Nos despedimos de la Segunda B con el objetivo cumplido.  Grandes cuatro meses pasados en La Línea. Ahora es tiempo de desconectar y estar con los nuestros. Recargar pilas y volver el año que viene con más ganas”.

Nacho Huertas tiene claro que se ha puesto “punto final a una temporada histórica” e incide en el mensaje que la plantilla quiere enviar a la ciudadanía: “Nos despedimos con el objetivo cumplido. Tiempo de desconectar y disfrutar de los nuestros.”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios