Segunda división B Los pros y las contras de la Primera RFEF

  • Dos grupos de 20, con play-off del segundo al quinto y cinco descensos, en el apartado competitivo

  • Los clubes contarán con 23 licencias, 18 profesionales y ocho jugadores deben ser sub-23

  • El Algeciras deberá negociar su deuda con la Seguridad Social

  • La Balona, si asciende, necesita contar con luz artificial en el estadio

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, durante su intervención

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, durante su intervención / RFEF

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, se ha reunido este jueves con los dirigentes de los 30 clubes (entre los que se encuentra el Algeciras Club de Fútbol) que ya han asegurado, al menos, el ascenso desde la actual Segunda división B a la futura Primera RFEF (conocida popularmente como Liga Pro), así como con representantes de los otros 32 equipos (entre ellos, la Real Balompédica Linense) que están compitiendo en busca de un puesto en esa nueva categoría que comenzará a disputarse la próxima temporada. Al margen de la organización competitiva, Rubiales ha perfilado una división mucho más profesional que la actual. Entre los requisitos exigidos, dos que se convierten en obstáculos para los representantes del Campo de Gibraltar. Por un lado los clubes que se inscriban deben estar al día o haber negociado su deuda con las administraciones –lo que afecta a los del Nuevo Mirador, que arrastran un débito con la Seguridad Social- y contar en su estadio desde la próxima competición con una iluminación de 600 lux –lo que supone un problema para los de La Línea, cuyo estadio comenzará a construirse a final de año y carece de iluminación artificial-.

Luis Rubiales ha expuesto en una reunión informativa, celebrada en el salón Luis Aragonés de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, el funcionamiento de la próxima Primera RFEF, que contará con 40 participantes (cuatro de ellos procedente de la actual Segunda división) que se dividirán en dos grupos de 20 equipos atendiendo a criterios geográficos, si bien estos no quedarán definidos hasta que se conozcan los nombres de todos los conjuntos que competirán en la misma.

Han acudido a esta convocatoria en representación del Algeciras su presidente, Nicolás Andión, y Sergio Fernández, el mano derecha del empresario Félix Sancho, futuro inversor de la entidad. Por parte del equipo de La Línea lo ha hecho su máximo responsable, Raffaele Pandalone.

“Es el momento de construir algo juntos”, ha indicado Luis Rubiales a los responsables de los equipos presentes en este encuentro, y ha recordado que el objetivo de la Federación es revivir competiciones, que en algunos casos estaban “adormiladas”. En este sentido, ha recordado que en este empeño “la justicia deportiva” es fundamental, buscando “un sistema más justo, que permita llegar hacia arriba de manera escalonada y no un cuello de botella” .

El presidente de la Federación Española ha destacado “el deseo de lograr una competición que consiga la excelencia y de que todos los clubes clasificados puedan participar en ella”, así como “la importancia de estar todos juntos para alcanzar fácilmente los acuerdos que hagan mejorar la Primera RFEF”.

Sistema de competición

La Primera RFEF se jugará en 38 jornadas, ida y vuelta. El primer clasificado en cada grupo al acabar el campeonato regular ascenderá directamente a Segunda división, mientras que las otras dos plazas que darán acceso al fútbol profesional se decidirán en un playoff, que se celebrará en una sede neutral, que jugarán del segundo al quinto clasificado.

Se disputarán dos eliminatorias en el que las posiciones obtenidas durante la fase regular determinarán los cruces. En ese playoff no se recurrirá a la tradicional tanda de penaltis en caso de empate tras la prórroga y será el equipo que haya obtenido mayor puntuación en la fase regular el que accede a la siguiente eliminatoria o en su defecto, logra el ascenso.

Los equipos que terminen la Liga regular entre los puestos decimosexto y vigésimo en cada grupo descenderán a la Segunda División RFEF, en total serán diez los clubes que perderán la categoría en el tercer escalón del fútbol español.

Los requisitos

Para jugar en la Primera RFEF, todos los clubes deberán tener césped natural en sus estadios a partir de la campaña 2022-2023. Una temporada después, a partir de la 2023-2024, los campos deberán estar adecuados para poner acoger en sus gradas un mínimo de 4.000 aficionados, dos mil menos de los que se exigen actualmente en Segunda división. Para lo que no hay prórroga es precisamente para el aspecto que más afecta a la Balona, la iluminación artificial ya que cuando arranque la competición todos los recintos en los que jueguen partidos deberán disponer, como mínimo, de focos de 600 lux. Esta medida tiene mucho que ver con el hecho de que será la plataforma que adquiera los derechos televisivos de la competición la que establezca los horarios de los partidos.

Otra de las condiciones que exigirá la Federación a los equipos que quieran jugar en la Primera RFEF será presentar una auditoría con el balance de la campaña que aún está en curso y la presentación de un aval mínimo de 200.000 euros, que se aumentará en función del presupuesto de cada equipo. Además, existirá un presupuesto mínimo obligado de cubrir para poder inscribirse en esta competición, que no ha sido delimitado. En momento alguno se ha sugerido que sea necesario que los clubes se hayan constituido en Sociedad Anónima Deportiva (SAD).

Los clubes participantes recibirán una ayuda de 50.000 euros para desplazamientos, tanto los conjuntos insulares como peninsulares. Esta aportación supone una notable rebaja con respecto a la aportación de la Federación en el presente curso.

Cada equipo que forme parte de la Primera RFEF tendrá 23 licencias federativas, aunque podrán alcanzar las 24 si tienen un tercer portero (que deberá ser sub-23) con licencia del primer equipo. Habrá dos condicionantes: 18 de ellas, como mínimo, serán profesionales y ocho, también como mínimo, serán sub 23. No existirá límite de futbolistas extracomunitarios en los equipos, que tendrán que contar obligatoriamente con un médico colegiado con licencia en el equipo en todos los partidos y entrenamientos y con la figura de un delegado federativo en cada encuentro. Todos los jugadores deberán lucir un nuevo parche distintivo de la categoría y las camisetas tendrán una tipografía unificada para dorsales y nombres.

Uno de los puntos más esperados por los asistentes a la reunión ha sido la explicación sobre el reparto de los derechos televisivos. Según ha explicado la RFEF, el 50 por ciento será equitativo entre los clubes, otro 25 por ciento se asignará en función de la clasificación y el otro 25 por ciento restante se repartirá en función de la audiencia generada por cada equipo. La cuantía no ha sido detallada

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios