Real Balompédica Linense | La fiesta del ascenso De la Nueva Condomina a la Plaza de la Iglesia

  • Jugadores, técnicos y directivos festejan la llegada a la Liga Pro en el estadio

  • Los seguidores, repartidos por diferentes puntos de La Línea

  • El club invita a su hinchada al entrenamiento de este lunes por la tarde

Los miembros del cuerpo técnico de la Balona se funden en un abrazo nada más finalizar el partido

Los miembros del cuerpo técnico de la Balona se funden en un abrazo nada más finalizar el partido / LOF

El pitido final que confirma un ascenso tiene algo mágico. El valenciano Francisco Javier Fernández había decretado el término del Murcia-Balona, cuyo empate garantizaba a los linenses el salto a la Liga Pro, cuando todos los miembros del cuerpo técnico del equipo de La Línea hacían una piña en torno al míster, Antonio Calderón, que va camino de aparecer como ejemplo en las explicaciones de lo que significa el tópico de cómo pasar de villano a héroe en poco más de un mes.

Apenas hubo tiempo para saludar a los jugadores del Real Murcia, que se marchaban cabizbajos escuchando los reproches de su gente. Abrazos y más abrazos, mientras se enfundaban camisetas que renovaban el slogan con el que comenzó la temporada: "Juntos vencimos". Más un móvil quedándose sin batería queriendo inmortalizar todos los momentos de este segundo éxito que convierte a la Nueva Condomina en un estadio fetiche para los balonos. No faltó el manteo al entrenador, como manda el protocolo, ni a Pepe El Masa, que en esta Balona que desde ayer sabe que jugará en la Primera RFEF es mucho más que un símbolo.

Tras las fotos en el césped la fiesta continuó en la caseta. Vídeollamadas van y videollamadas vienen. “Gracias cariño, mañana lo celebramos”. Y Pandalone, con los ojos vidriosos, comprometiéndose con sus hijas a llevarlas el próximo domingo al que casi seguro será el último partido de este Municipal. Al menos como se le ha conocido en el último medio siglo.

En La Línea los hinchas, o mejor dicho la mayoría de los hinchas, no quisieron vivir el ascenso solos. Bastante tenían con no haber podido acompañar al equipo por culpa de las restricciones derivadas de la crisis del coronavirus. La sede social del club, la Peña Balonaque comienza a resucitar de la mano de su recién estrenado presidente Julio Vega- el Wind, punto de encuentro habitual de los balonos… todos los sitios eran buenos para sufrir durante un par de horas y empezar luego a celebrarlo a la carrera, que antes de las 23:00 había que estar en casa.

La Balompédica ha convocado este lunes (16:00) a aquellos que quieran brindar su primer homenaje a la plantilla en un entrenamiento que tendrá mucho de simbólico. y que se desarrrollará a puertas abiertas. El sufrimiento de un año interminable da paso a la fiesta. La que merecen todos. Los de dentro, por supuesto, pero también los de fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios