Real Balompédica Linense Gracias por todo eterno capitán

  • Ismael Chico escenifica su retirada entre agradecimientos, lágrimas y aplausos

  • El nuevo director deportivo de la Balona se deshace en elogios para la afición

  • "Puedo garantizar que seguiré haciendo lo mejor para este club", se compromete

Ismael Chico trata de contener las lágrimas durante su intervención Ismael Chico trata de contener las lágrimas durante su intervención

Ismael Chico trata de contener las lágrimas durante su intervención / R.A.

El futbolista Ismael Chico empezó este martes su proceso de conversión en el dirigente Ismael Flores Palomino. El eterno capitán de la Balona formalizó el fin de su carrera como futbolista, después de 17 años en la primera plantilla, para pasar a ejercer como director deportivo “de campo” (expresión utilizada por el propio presidente Raffaele Pandalone) de la Real Balompédica. Lo hizo entre unas lágrimas que quería evitar a toda costa y los aplausos de informadores, directivos y algún ilustre aficionado presentes en la sala de prensa Francis Negrón durante su intervención.

Antes de desabrochar por última vez los borceguíes como profesional, el jugador que más veces ha vestido la elástica del equipo de La Línea en Segunda B fue objeto de la despedida por parte de los que han sido compañeros en la última de sus temporadas. Una muestra mitad de cariño mitad de respeto muy emotiva: primero le mantearon nada más finalizar la sesión preparatoria sobre el césped sintético de la Ciudad Deportiva y por último corearon su nombre y numerosas consignas de elogio cuando se disponían a abandonar la caseta local del Municipal por última vez.

Antes de iniciar su primera intervención, Ismael Chico recibió la camisola de la Real Balompédica Linense con la que jugó su último partido, el pasado domingo en Cartagena, por cierto de color celeste. La misma había sido enmarcada y fue entregada por el utilero del equipo de La Línea, Manolo Valenzuela Pipi, quien visiblemente emocionado apenas acertó a darle las gracias por su conducta dentro y fuera de los terrenos de juego en ese largo caminar que han realizado juntos.

El eterno capitán, que se vio obligado a interrumpir sus alocución en varias ocasiones para tratar de reconducir su emoción, recordó que había renovado el pasado mes de febrero y que se veía con fuerzas para continuar. “Pero después de perder con el Don Benito el presidente me comentó que quería darle un cambio al club, que me veía en la oficina y después de consultarlo para mi familia, acepté”, explicó de manera sucinta.

“Lo primero que le dije fue que me parecía bien, que si así era más útil al club encantado, porque yo nunca iba a ser un problema para el míster, pero también soy consciente de que no resulta fácil aceptar para un futbolista que ha tenido un rol protagonista, que se ha sentido  una pieza importante y lo ha jugado todo y de repente se ve… que ya igual juega menos”, reflexionó.

“Así que como lo considero una buena oportunidad de cara a mi futuro di el paso adelante y estoy muy contento y con mucha ilusión por hacer frente al nuevo cargo, pero también me da pena retirarme, porque han sido muchos años”, agregó.

Tras estas explicaciones, Ismael Chico comenzó con el capítulo de agradecimientos, en el que fue cuando su voz tembló y se vio obligado a mantener silencio en varias ocasiones mientras tapaba su rostro con sus manos.

Quiero dar las gracias a todos los que me han ayudado desde que empecé”, dijo. “Al Atlético Zabal, que fue donde di mis primeros pasos en el fútbol y donde comenzaron a formarme, a Alfredo [Gallardo, en referencia al expresidente albinegro] que me dio la oportunidad y a todo su equipo, a todos los entrenadores que he tenido, a los compañeros y a la prensa, por supuesto, porque siempre me habéis tratado de maravilla”.

El nuevo director deportivo balono, cuyo cambio de funciones fue desvelado la pasada semana por Europa Sur, se emocionó especialmente al añadir: “Y a lo que me ha hecho estar aquí tantos años además de mi familia, que es la afición, que siempre me ha respetado y me ha querido muchísimo y solo puedo pedir disculpas si en algún momento he metido la pata. Lo que puedo garantizarle es que a partir de ahora seguiré haciéndolo todo por el bien del club”.

“Ese cariño que siempre me ha mostrado la gente es señal de que he hecho las cosas bien y siempre he mirado por los intereses de la Balona y por eso me siento tan agradecido por el reconocimiento que he recibido”, recalcó.

Con respecto a sus nuevas funciones,Ismael Chico explicó que estará “cerca del vestuario y del cuerpo técnico” y en lo que se refiere a los fichajes, aunque en última instancia la decisión la toma el presidente, actuará “un poco de filtro”.

Por su parte el presidente, Raffaele Pandalone, se mostró convencido de que el nuevo director deportivo “va a aportar mucho” especialmente a la hora de conocer el apartado humano de los jugadores que por su calidad interesan al club, además de ser una de sus representaciones en el día a día del club, manteniendo un estrecho contacto con el cuerpo técnico y con los futbolistas.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios