Córdoba CF- Real Balompédica | La previa La Balona, en modo encrucijada

  • Los albinegros, sin Danese ni Antoñito, visitan al Córdoba 29 años después

  • Un triunfo supone un espaldarazo y una derrota condena a depender de los blanquiverdes

  • Calderón desplaza a 20 futbolistas, todos los disponibles

Candela, que vuelve a la convocatoria, en el entrenamiento de este sábado

Candela, que vuelve a la convocatoria, en el entrenamiento de este sábado / M.C.I.C.

Tres décadas después la Real Balompédica regresa este domingo (17:00, en directo por Footters) a Córdoba para medirse al primer equipo. Un partido importantísimo para el devenir de la fase de ascenso a la Primera RFEF (popularmente Liga Pro) en el que un triunfo visitante supondría todo un golpe sobre la mesa y la victoria local permitiría a los blanquiverdes depender de sí mismos en las cuatro últimas jornadas. Fabrizio Danese, sancionado, y Antoñito, lesionados, son las dos únicas ausencias en el conjunto de La Línea, que desplaza a los 20 jugadores disponibles. Mikel Fernández y Loren aparecen como máximo candidatos a ocupar esas dos vacantes… pero con Calderón nada se puede dar por seguro.

Partido grande en un escenario extraordinario (en el que, por cierto, la Balona nunca ha ganado ni siquiera ante el filial), por mucho que solo puedan acceder 400 espectadores a las gradas. Córdoba y Balona –que ya se vieron las caras en pretemporada, entonces con triunfo cordobesista- se reencuentran en un duelo con muchísimo en juego. El vencedor se acreditará como gran candidato al ascenso a la Liga Pro y si es el conjunto albinegro, por partida doble.

La Balona llega avalada por dos triunfos consecutivos y porque suma siete de nueve en sus tres últimos viajes. Eso y su sobriedad defensiva, que le acreditan como el equipo menos batido de todo el grupo IV, suponen un aval para los linenses.

El duelo tiene connotaciones especiales para el balono Víctor Mena, que regresa al estadio que le vio jugar en Segunda división.

Antonio Calderón decidió al término de la última sesión  de trabajo que este domingo desplaza hasta Córdoba a los 20 jugadores que tiene en su plantilla en disposición de afrontar el encuentro. Bueno, en realidad 21, porque Fabrizio Danese, pese a estar sancionado, viajará hasta la Ciudad de la Mezquita para hacer piña con el resto del vestuario. Ésa era también la voluntad de Antoñito, pero sigue con muchísimos dolores como consecuencia del esguince en el ligamento lateral de la rodilla derecha que le tiene apartado de la competición y los médicos han entendido que era más oportuno que se quedase en reposo.

Esto quiere decir que estarán a disposición del entrenador: Nacho Miras y  Ashley Williams (porteros), Óscar Arroyo, Sergio Rodríguez, Carrasco, Mikel Fernández, Víctor Mena, Nacho Holgado, Din Alomerovic (defensas); Koroma, Loren, Paco Candela, Masllorens, Coulibaly, Chironi, Nacho Huertas, Cham (centrocampistas); Luis Alcalde, Pito Camacho e Iván Martín (delanteros).

En cuanto al once, es obvio que se aventuran cambios. Por un lado Mikel Fernández apunta a relevo de Fabrizio Danese en el eje de la retaguardia y por otro el canterano Loren se postula para ocupar la vacante que deja Antoñito. Pero no hay que descartar que Paco Candela -que no juega desde que se lesionó en el Clásico- regrese a la formación de salida, posiblemente en detrimento de Coulibaly. Y falta por saber si mantendrá a Chironi u optará por comenzar con sus dos nueves, Pito Camacho e Iván Martín, después de que éste haya dejado atrás ya todas sus dolencias físicas.

El míster, que define el de este domingo como “un partidazo” ante “uno de los grandes de la competición”, un atractivo para sus futbolistas. “Estos son los partidos que todos quieren jugar”, recalca.

Preguntado por las cifras irregulares que acredita el Córdoba cuando ejerce de local, dice:  "Hemos entrado en una fase nueva y hay que ver cómo se comporta en casa donde no está rindiendo tan bien, eso no se va a notar porque su vestuario sabe que si nos gana ya depende de sí mismo y si ganamos le dejamos lejos”.

Con respecto a los suyos, exigió “máxima concentración” y añadió: "Hay que seguir siendo fieles a lo que somos y la gente está con ganas. Tenemos que ser conscientes de que el rival  penaliza mucho las transiciones ofensivas, hay que intentar no dejarles correr, puede ganarte en cualquier jugada. Lo veo como un equipo que si te coge descolocado te puede hacer mucho daño".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios