Real Balompédica Linense Chironi resurge y agarra el timón para conducir a la Balona a la Liga Pro

  • El mediocentro argentino cuajó en Marbella su mejor partido como albinegro

  • "Pasé un momento anímico delicado y eso jugó en mi contra", confiesa

  • "Tenemos una linda oportunidad de ascender por la segunda puerta", recalca

Chironi conduce el balón en el Marbella-Balona del domingo

Chironi conduce el balón en el Marbella-Balona del domingo / M.C.I.C.

Gabriel Chironi (Neuquén, Argentina, 16 de diciembre de 1991) ha vuelto para ponerse al frente de una Real Balompédica Linense que se jugará en seis jornadas el ascenso a la Primera RFEF (Liga Pro). Después de una pretemporada en la que llegó a deslumbrar por momentos, el centrocampista, cuyo rendimiento se vio condicionado por problemas personales, se vio relegado a un papel casi testimonial. El domingo en Marbella salió del banquillo para conducir una remontada que no les dio para el ascenso, pero que permite a los albinegros comenzar la fase definitiva en segunda posición.

Chironi entiende que sus 60 minutos sobre el césped del Antonio Lorenzo Cuevas de Marbella son los mejores, o entre los mejores, que ha completado en competición desde que el pasado verano se incorporó a la Balompédica procedente del  Savoia, de la Serie D italiana. “Coincidió que fue en un día importante”, recalca con satisfacción.

Fue un partido raro, que no comenzamos bien y el míster decidió darme entrenada en el minuto 35 y mi intención fue empujar desde el banquillo y creo que puedo estar satisfecho”, reflexiona. “La verdad es que al principio no hacíamos pie, ellos estaban como envalentonados por sus últimos resultados mientras que nosotros veníamos de un golpe muy duro”, en referencia a la derrota a manos del Algeciras en el Clásico comarcal.

 “Sí que creo que fue uno de mis mejores partidos en la Balona pero tampoco es que crea que me reivindicase, ya había hecho partidos buenos en la primera parte de la temporada”, defiende.

“Recuerdo ante el Tamaraceite, que terminé con un sabor amargo porque estaba haciendo bien las cosas y me expulsaron, o contra el San Fernando, contra Las Palmas… pero después entré en un momento anímico delicado, me faltó estabilidad y eso me jugó en mi contra, pero ahora parece que ya he repuntado y solo pienso en ayudar a la Balona”, explica.

Con respecto al desenlace de la competición y a lo que deja atrás y debe afrontar desde ahora la escuadra de La Línea, señala: “Fue una pena. Nosotros ganamos, pero no se dieron otros resultados. Sabíamos de antemano que iba a ser difícil y las cosas no se dieron como soñábamos”.

“Pero la liga no ha terminado”, se apresura a recalcar. “Tenemos por delante una linda oportunidad para meternos por la segunda puerta y vamos a intentarlo. La victoria de Marbella nos permite comenzar en una buena posición”.

"Este equipo puede jugar mejor o peor, pero tiene personalidad"

“Además este equipo viene demostrando desde hace tiempo que puede jugar mejor o peor, pero que tiene personalidad. Nos hemos cansado de ver situaciones adversas y siempre remontamos ante las adversidades y eso para mí no tiene precio”, subraya el mediocentro.

“Yo no pienso en el protagonismo personal, lo que queremos todos es meternos en la Liga Pro, porque además creo que lo merecemos”, finaliza el mediocentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios