Algeciras

La Junta devuelve a un matrimonio de Algeciras su bebé tras casi un año bajo su tutela

  • La niña fue retirada recién nacida en el hospital Punta de Europa 

La familia de Juan Antonio y Estefanía, con el bebé en brazos de su madre. La familia de Juan Antonio y Estefanía, con el bebé en brazos de su madre.

La familia de Juan Antonio y Estefanía, con el bebé en brazos de su madre. / Erasmo Fenoy (Algeciras)

El próximo día 26, la hija pequeña de Juan Antonio Prieto y Estefanía Seiller cumplirá un año. Cuatro días después, también se cumplirá un año desde que dos policías entraron en el hospital Punta de Europa de Algeciras y se la llevaron con una familia de acogida. La Junta de Andalucía asumió su tutela en virtud de un informe negativo de la madre que, afirma este matrimonio, estaba plagado de errores. El caso es que esta historia ya es sólo una pesadilla para esta familia de La Piñera. Los servicios sociales reunieron informes suficientes como para permitir que la pequeña vuelva con sus padres y hermanos. Ayer, esa casa era una fiesta. 

Estefanía Seiller, linense, y el algecireño Juan Antonio Prieto han estado casi un año litigando para recuperar a la pequeña. Sólo podían verla una hora a la semana, en un punto de encuentro. La asociación Márgenes y Vínculos y la propia familia de acogida, de Jerez de la Frontera, han ayudado mucho al matrimonio para que la Junta acabe por determinar que la niña puede volver con ellos. 

La Junta siempre explica "estas retiradas se realizan con criterios profesionales realizados por equipos técnicos y siempre velando por el interés del menor".    

Cuando la niña nació, el domingo 26 de noviembre de 2017, la matrona que atendió a la mujer ya le advirtió que había "saltado una alarma de Cádiz" y que no podía moverla de la zona de prematuros. La mujer recibió el alta a los tres días, pero antes y después de eso tuvo que permanecer en la zona de espera del hospital para subir a darle el pecho cuando le tocaba. Así hasta que cuatro días después dos policías se llevaron a la niña.

Juan Antonio Prieto y Estefanía Seiller tienen otros cuatro hijos en común. La Junta actuó llevada por un informe de los asistentes de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales referida a una situación personal que la mujer vivió hace diez años y que ya ha dejado atrás. La pareja afirma que los asistentes sociales no habían realizado un seguimiento real a su caso, hasta ahora. 

El problema parte de hace diez años, cuando la mujer dio a luz un niño con una pareja anterior que, según ella, la maltrataba. Cuando denunció al hombre, Estefanía Seiller fue enviada a una casa de acogida y el niño, a un centro de menores. Afirma que era muy jovencita, que cayó presa de los nervios y que una familiar suya terminó entregando al pequeño a la familia de él. Al final, el padre lo dio en adopción sin su consentimiento, según la versión de la mujer. El caso es que una vez fue detenida porque fue acusada de esconder al niño.

Estefanía tuvo después otra pareja y dio a luz a una niña, que ahora tiene siete años. El padre no la reconoció hasta pasado un año y, según narraba cuando saltó su caso, después incluso se la llevó sin su permiso durante 27 días. Ella en ese tiempo explica que se prostituía porque no tenía otro modo de obtener ingresos "y tenía que dar de comer a la niña". Finalmente él obtuvo la custodia de la pequeña y ella tiene un régimen de visitas.  

Después, Estefanía conoció a Juan Antonio, se casaron y tuvieron cuatro hijos. Poco a poco formaron una familia normal que ha vivido un año de pesadilla. Todo empezó en el hospital Punta Europa hace casi un año y terminó con una fiesta ayer en la Piñera.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios