Contenido patrocinado por Asaja Cádiz

Nuestra ganadería merece otro trato

  • ASAJA Cádiz pone de relieve la labor de los ganaderos, un sector que necesita más apoyos que nunca ante la crisis económica que está sufriendo

Ganaderos gaditanos. Ganaderos gaditanos.

Ganaderos gaditanos.

La importancia de la ganadería en la provincia de Cádiz y a nivel andaluz y nacional es de sobra conocida, por todo lo que aporta a la economía (recordar que junto al resto de sectores agroalimentarios supone el 8% del PIB andaluz y genera el 10% del empleo) fijando la población a las zonas rurales, pero sobre todo, y lo que en estos tiempo cobra aún más trascendencia, por los beneficios medioambientales que nuestro modelo de ganadería extensiva genera: prevención de incendios forestales, evita la degradación paisajística, conservación de ecosistemas tan característicos como la Dehesa y el Monte Mediterráneo, etc.

Sin embargo, y a pesar de todo lo que aporta nuestra ganadería extensiva, sigue adoleciendo de poco apoyo por parte de nuestras Administraciones.

Se trata de una actividad muy exigente que implica estar las 24 horas del día y durante los 365 días del año pendiente de ella, con la complejidad que ello supone para conciliar la vida laboral y familiar. Una actividad con falta de relevo generacional, con falta de formación que dificulta la transmisión de conocimientos específicos claves para los futuros ganaderos, con pocas infraestructuras a su alcance (falta de mataderos, de cebaderos, etc) y las que existen, como las vías pecuarias y caminos de acceso a las explotaciones en un estado lamentable, con muchas dificultades de acceso a agua potable en la mayoría de los casos, etc. Pero por encima de todo esto, un sector con falta de viabilidad económica en las explotaciones, con una rentabilidad tan reducida que en años donde tengamos el más mínimo contratiempo las pérdidas que tienen que asumir nuestros ganaderos son irreparables.

Por ello no podemos entender tantas dificultades por parte de una Administración que debe estar para facilitar la vida diaria de nuestros ganaderos y no diseñando normativas que dificultan nuestra gestión en temas sanitarios, de manejo de ganado, etc. Y sobre todo, y lo que no se puede entender, es que nuestros dirigentes políticos no escuchen las necesidades de los ganaderos y lleven a cabo políticas que para nada benefician al sector.

Hay muchos ejemplos de los perjuicios y agravios que están sufriendo los ganaderos respecto a otros sectores. Por un lado no existen argumentos para que nuestros ganaderos en la actual PAC tengan unos derechos de Pago Básico (ayudas) con un valor medio de unos 60 euros/Ha, cuando en otros sectores el valor medio de los derechos está en unos 200 euros/Ha. Esta diferencia habrá que corregirla de cara a la nueva PAC, algo en lo que ASAJA Cádiz lleva tiempo trabajando.

Por otro lado hacen falta líneas de ayudas bien diseñadas y que se ajusten a las necesidades de los ganaderos, algo en lo que insistimos de forma reiterada desde ASAJA Cádiz a las diferentes Administraciones. No sirve de nada poner a disposición del sector en junio 10 millones de euros, como ha pasado en la ayuda del Ministerio de Agricultura para el sector del porcino ibérico, cuando tan sólo se han gastado a la fecha menos del 20% del presupuesto. Va a sobrar más del 80% y eso se llama vender humo.

Tampoco es de recibo una ayuda para el sector del ovino-caprino, como la que ha puesto en marcha este año el Ministerio de Agricultura hace ya varios meses atrás, dotada con 10 millones euros y donde los ganaderos andaluces como máximo recibirán 1.200 euros/explotación y como muy pronto a finales de año o primeros de 2021. Otra tomadura de pelo en toda regla. También echamos en falta desde ASAJA Cádiz, como así lo hemos denunciado, el agravio comparativo que han sufrido los ganaderos de vacuno de carne y ovino-caprino respecto a otros sectores ganaderos, con unas ayudas mucho menores en la línea de ayudas por el Covid-19 que ha habilitado la Consejería de Agricultura. Están a tiempo de corregirlo y eso esperamos todos.

En definitiva, desde ASAJA Cádiz sólo pedimos algo más de empatía con nuestros ganaderos y con nuestro modelo productivo del Monte Mediterráneo. Algo que no cuesta mucho y que supone mucho.