Sociedad

Una web belga reúne quejas de pacientes enfadados con sus médicos

  • La iniciativa busca llamar la atención sobre uno de los fenómenos más extendidos en la sociedad actual: la muchas veces escasa dedicación de algunos médicos a sus pacientes.

Comentarios 18

"Mi médico es un desastre, no sabe ni siquiera leer los datos de un análisis de sangre". Es una de las quejas de pacientes airados que, desde hace pocos días, tienen en su mano descargar toda su rabia por casos de mala práctica médica gracias al portal belga www.verbeterjezorg.be, en neerlandés "mejora tu salud". Se trata de una iniciativa novedosa que persigue llamar la atención sobre uno de los fenómenos más extendidos en nuestra sociedad moderna: la muchas veces escasa dedicación de algunos galenos con sus pacientes, todo lo contrario a los principios del tradicional juramento hipocrático.

"Mi médico es un verdadero cero a la izquierda. Me recetó varias medicinas sin saber que era alérgico a todas ellas. A los pocos días tuve que ir a urgencias", asegura uno de los pacientes afectados por la supuesta mala praxis en un airado comentario en esta nueva web, de momento sólo disponible en Flandes, la comunidad de lengua neerlandesa del norte de Bélgica. Lo bueno de esta web de quejas sanitarias es que hay posibilidad de réplica por parte de los especialistas, que en general utilizan (al igual que los pacientes) un apodo: "¿Cómo demonios se supone que debo saber que era usted alérgico si no me lo advierte antes de recetarle", se defiende "MR", el médico flamenco objeto de las iras del paciente, identificado como "PX".

Olof-Jan Smits, promotor de la iniciativa y responsable del gabinete de asesores i12 de Amberes, norte de Bélgica, que representa a varias organizaciones médicas, asegura que a pesar de que en las dos semanas de vida del portal se ven reflejadas muchas situaciones negativas "también hay muchos comentarios positivos, de pacientes agradecidos por tal o cual tratamiento", comenta Smits.

Otra novedad es que los pacientes pueden poner nota a los especialistas. Uno de ellos se lamenta por el hecho de que su médico, un reumatólogo de 74 años, no cuenta con las "mínimas condiciones de higiene en la sala de espera". "Me atiende siempre con más de media hora de retraso respecto a la hora de la cita y, para colmo, no tiene baño, la sala de espera no tiene calefacción y está siempre sucia", asegura. La nota está clara: en una escala del 1 al 10, este paciente enfadado otorga un 1.

Algunos galenos ya han reaccionado, siempre bajo el amparo del anonimato, ante este escaparate virtual que pone en evidencia algunos de sus puntos flacos: "Me parece una pena que estos comentarios sean siempre anónimos. Si los pacientes dieran la cara podríamos ponernos en contacto con ellos e intentar corregir los fallos", se lamenta uno de los galenos en la página web. Otro expresa su temor a que, con la facilidad que ofrecen las nuevas tecnologías, este tipo de "comentarios gratuitos" cada vez serán más frecuentes. "Me temo que con al auge de Facebook nos veremos inundados de este tipo de historias. Llevo 13 años trabajando en mi consulta y siempre he mantenido una excelente relación con mis pacientes. No tengo miedo a que de repente decidan todos dejar de venir a mi consulta. Lo que no entiendo es que por un comentario particular, de una sola persona, se intente desacreditar a toda una profesión", opina.

El portal lleva unos días funcionando y se encuentra en fase de prueba para ir mejorando sus prestaciones. "Sabemos que en el mundo hay una gran falta de comunicación, y también comunicación interna entre colegas de una misma profesión. Nuestro objetivo es que en algún momento, cuando la gente tenga más confianza y el portal esté más rodado, los comentarios dejen de ser anónimos y la página se convierta en un gran foro abierto al comentario y al intercambio entre médicos y pacientes, entre profesionales, o entre pacientes entre sí", explica Olof-Jan Smits.

Smits defiende que el portal no es "del todo anónimo". "Tenemos una especie de moderador que muchas veces cuando se produce un comentario negativo sobre determinado especialista hace de nexo entre ambos y alerta a ese médico sobre las quejas en su contra. Eso permite que, por vía indirecta, al final el médico en cuestión se ponga en contacto con la persona que ha expuesto una queja. Pero todo pasa en un ámbito reservado. No vamos a permitir que la página se convierta en un gran tablón de anuncios web en el que pacientes y médicos se dediquen a insultarse mutuamente en público", aclara Smits.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios