Provincia

El Instituto de Oceanografía rechaza la extracción de arena en una zona de pesca protegida

  • Un informe refuerza la posición de la Junta sobre la actuación en la zona que afecta tanto a la chirla como al langostino

La desembocadura del río Guadalquivir, en Sanlúcar de Barrameda. La desembocadura del río Guadalquivir, en Sanlúcar de Barrameda.

La desembocadura del río Guadalquivir, en Sanlúcar de Barrameda. / m. g.

Un informe del Centro Oceanográficos de Cádiz perteneciente al Instituto Español de Oceanografía al que ha tenido acceso este diario, rechaza de manera categórica la extracción de arena en el Placer de San Jacinto, por considerarlo una zona de especial protección para especies como la chirla, además del langostino y acedía. El contenido de dicho documento, avalaría la posición mantenida por el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, que apuntó directamente a dicha valoración como justificación de sus reservas para la actuación directa en la zona.

El informe reconoce que la importancia pesquera de esa zona, situada "en plena zona B de la Reserva de Pesca del Guadalquivir, es enorme ya que en lo que se refiere a la población de chirla, es una zona de reproductores que exportan larvas a gran parte del caladero y proporciona reclutamientos a zonas colindantes, como han puesto de manifiesto en numerosos informes de asesoramiento por parte del Instituto Español de Oceanografía". Por ello, quieren recordar que "se mantiene esta zona sin actividad pesquera, al objeto de servir de biomasa reproductora a la población de chirla existente en dicho lugar".

El documento recuerda el cierre de la actividad pesquera desde enero para recuperarlo

En este sentido, abundan en que "la situación en la que nos encontrams en relación a este recurso es bastante delicada" y quieren recordar como se estableció "un cierre desde el pasado mes de enero para recuperar el recurso y reanudar, en cuanto los rendimientos sean óptimos, la actividad pesquera en el caladero". Además, "la población se encuentra en pleno pico reproductivo, de ahí que sena los meses de mayo y junio los que se establecen como veda en base a los estudios científicos realizados".

El documento añade que "con los conoimientos adquiridos a lo largo de los últimos años de estudios sobre el recurso, constatamos que sería bastante perjudicial para la población de chirla y su recuperación en pleno cierre de la pesquería, una extracción de arena en la zona".

Además, aseguran que no sólo la chirla sería afectada, "cino otras especies de alto valor pesquero, como una de las que dio nombre a la primera zona de protección pesquera a nivel nacional que se estableció precisamente en ese área allá por los años 60; zona de cría y engorde de langostinos y acedías. En este sentido, señalan que "el langostino sería otra de las especies estrella de la zona, que al igual que la chirla, se encuentra en pleno pico reproductivo, siendo la zona propuesta de extracción coo la principal zona de desove de la especie". También llaman a "no olvidar que estas dos especies, al igual que otras como la acedía y el lenguado, son bentónicas, es decir, viven y dependen del fondo marino, cuya alteración afectaría a dichas poblaciones".

Por todo ello, el informe concluye que "la estracción de arena de una zona B de la Reserva de Pesca, sería una actuación totalmente perjudicial y negativa para los recursos pesqueros de la zona, en especial para la chirla, dada la delicada situación en la que se encuentran las poblaciones actuales de la zona".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios