Provincia

La Asociación Gaditana de Empresarios de Playas ve "algo raro" en el cierre del chiringuito

  • El propietario asegura que no se consumen drogas y que es "una persecución de un sargento"

El secretario de la Asociación Gaditana de Empresarios de Playas (Agepla), Antonio Galván, señaló ayer que para cerrar el chiringuito por tolerar el consumo de drogas "se debe demostrar que así sucede, y si hay pruebas, ahí está la ley para que se aplique y se detenga al que comete el delito si así procede".

No obstante, apuntó el perjuicio que puede causar si la clausura del establecimiento se ha realizado de forma indebida y sin pruebas. Galván dijo ver "algo raro" en el precinto cautelar de La Gata, aunque reconoció "que estamos hablando de un asunto muy delicado que se debe tratar con cuidado".

El representante de los empresarios de playas denunció que los chiringuitos ubicados entre Barbate y Tarifa "están sufriendo persecuciones por cuestiones de horario, ya que alguna vez la Guardia Civil ha cerrado antes de la hora permitida legalmente de las dos de la mañana, con el consiguiente perjuicio para los clientes que han llegado a echar. Eso está fatal porque es negativo para el negocio y la imagen que se ofrece sin tener culpa de nada".

Por su parte, el propietario del establecimiento, Eloy Sánchez-Gijón, no daba crédito a lo que sucedió ayer a media mañana. "Esto es la ruina. Pegan el cierre justo de mitad de julio a mitad de agosto, en pleno verano". Estaba indignado por lo que él considera "una persecución constante desde hace varios, y no sé por qué razones pasa pero es lo que ocurre desde hace tiempo". Sánchez Gijón aseguró que esa persecución procede del sargento de la comandancia de la Guardia Civil de Torreplata, en Algeciras.

03597591

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios